ROAD TEST

FORD TERRITORY

(All New)
Octubre 2020
Por: Juan Carlos de la Fuente

Seguridad y tecnología

La marca estadounidense ha tomado decisiones muy estrictas en los últimos años para poder competir de mejor manera a nivel mundial y, parte de esa revolución, incluyó la desaparición de sedanes y hatchbacks en muchos mercados, incluyendo el nuestro. A cambio, su oferta de SUVs, crossovers y pick-ups se ha incrementado, al punto que en los últimos meses ha presentado cambios completos de sus modelos ya conocidos, como Explorer y Escape y, ahora, ha traído al país el completamente nuevo Territory.
 

La Ford Territory llama la atención en varios aspectos. Quizá el más controversial es el hecho de que se diseñó en China, en donde también se produce junto a modelos como Everest y Transit. Esta circunstancia generó comentarios prejuiciosos, que no consideran que la

industria china es amplia y tiene ya muchos años de experiencia. De hecho, numerosos productos que se suelen presumir, fueron producidos en China. Son varias las marcas chinas que han demostrado ser durables y, en este caso, Ford ha impuesto sus estándares de calidad para la nueva Territory. 

LÍNEAS DIFERENTES
En materia de diseño, la Territory toma la base de un modelo de JMC, marca china que fabrica vehículos Ford en su país. La parte frontal es lo único que nos recuerda el sello de la marca norteamericana, con una máscara extendida, similar a la Explorer, aunque en formato más pequeño. Los faros pueden ser opcionalmente completamente LED y cuentan con buena iluminación. 

En el el resto del vehículo notamos líneas diferentes a las que caracterizan a Ford, con un sobresaliente guardafango posterior que lo hace ver grueso y una línea de cintura que se eleva hasta llegar a la parte posterior y le da la sensación de ser un vehículo muy alto. El techo flotante es un detalle que se ve mucho últimamente en diversos modelos. 

Esta línea de cintura viene acompañada de un listón cromado como detalle superior que engloba toda la parte lateral y trasera dando la impresión de ser un cabriolet. El portón posterior es de tamaño práctico y una barra cromada gruesa une a los faros posteriores que son LED, además que ostenta el nombre Territory en letras grandes y visibles. 

“Territory tiene un diseño particular que lo diferencia de sus otros hermanos tanto en el exterior como en el interior.”

Línea roja, por favor no modificar

El interior nos muestra varias sorpresas y la primera de ellas es la calidad de terminaciones y acabados. Si bien la Territory nos recuerda a otras marcas en el diseño de varios elementos, el ejercicio final es agradable a la vista y ofrece plásticos buenos y suaves al tacto con mucho eco cuero y adornos en plástico que simulan madera pulida. Además se cuenta con varios lugares para guardar objetos y una lograda luz ambiental personalizable que eleva la sensación de estatus en esta SUV juvenil.

En el apartado tecnología es donde la Territory ofrece un menú más surtido. Tenemos una pantalla multimedia de 10 pulgadas al que la marca denomina Sync Touch y está dividida en cuatro partes para controlar la música, el clima, aplicaciones y configuración general. Acá también se proyectan imágenes de las cuatro cámaras de forma muy nítida y precisa, además que tiene modos adicionales de vista que asisten en lugares angostos.

No hay muchos botones más de los que aparecen justo al pie de la pantalla y son accesos directos. También ayuda una rueda comando detrás de la palanca para navegar entre los menús y ajustar el volumen. Otra pantalla disponible justo en frente del conductor funge como cuadro de instrumentos y ofrece información completa en cualquiera de sus tres modos de vista.

Parte de la tecnología es la seguridad y Territory viene, además de lo normalizado por la marca del óvalo (seis airbags, control de tracción, control de estabilidad, ABS y distribución de frenado), con elementos del Ford CoPilot 360, como la alerta de punto ciego (BLIS), aviso de posible colisión con freno autónomo, crucero adaptativo, alerta de cambio de carril y cámara 360°. Todos estos asistentes a la conducción ayudan mucho a reducir las posibilidades de accidentes.

MECÁNICA Y MANEJO
En cuanto a mecánica vamos a encontrar, en la tapa del motor, un plástico con la denominación “EcoBoost”. En realidad se trata de un bloque con base japonesa y nos brinda cifras coherentes para la época. Este 1.5 litros de cuatro cilindros sobrealimentado con turbo genera 141 hp y 225 Nm de torque que se estiran desde las 1,400 hasta las 4,000 rpm. Es decir, tenemos punche casi en todo momento. 

Ahora bien, esta mecánica se complementa únicamente con una transmisión CVT de 8 velocidades prefijadas y tracción al eje delantero. Queda clara la intención de ofrecer más confort de marcha y una conducción relajada, ya que estas cajas no son precisamente para exprimir el potencial de un motor sino para un manejo mucho más calmado.

Gracias a ello, en carretera se puede ir muy relajado y lograr consumos aceptables. Aun así, tuvimos la oportunidad de llevarla a la sierra y atravesar Ticlio sin ningún problema. La camioneta trepó casi hasta los 5 mil metros sobre el nivel del mar sin llegar a sentirse pesado gracias al turbo, aunque para los adelantamientos en general se tomaba su tiempo. 

La suspensión es claramente orientada a la comodidad, los caminos accidentados y trochas fueron una buena prueba para evaluar el ensamblado. La camioneta tenía unos 2 mil kilómetros en el contador, es decir, era una camioneta nueva, y resultó cómoda, sin ruidos extraños.

En el interior, los asientos suman a la comodidad gracias a lo suave de los cojines y a su forma anatómica. Las plazas posteriores ofrecen un muy buen espacio y el respaldar se puede inclinar unos grados. Territory ofrece un reposabrazos con posavasos, salida de aire, puerto USB y la iluminación ambiental se extiende hasta las puertas posteriores al igual que los detalles similares a madera.

“El espacio interior de Territory es amplio, sobre todo en la segunda fila y la sensación de holgura crece gracias al techo panorámico.”

Línea roja, por favor no modificar

BUENA PROPUESTA
Aunque no lo parece, la Territory es una camioneta de 4.58 m de largo (tan sólo 3 cm menos que su hermano mayor Escape) y una distancia entre ejes de 2.71 m, lo que explica el gran espacio interior para los pasajeros. El espacio de carga es de 420 litros y debajo de la alfombra está la rueda de repuesto que es temporal (145/80 R18).

Este nuevo producto no reemplaza a ningún modelo, se ubica entre la Ecosport y la nueva Escape para atender a un público más juvenil y, por qué no, a las familias jóvenes. El espacio interior es destacable, así como la comodidad y el nivel de equipamiento muy completo, donde saca ventaja a varios de sus rivales. Se nota la intervención de Ford en varios aspectos, aunque todavía quedan ciertos puntos en el aire, como la falta del equipo Sync3 propio de la marca y algunos detalles de diseño que se perciben más “asiáticos”. 

Con un precio inicial de US$ 28,490 para la versión Trend y US$ 32,490 para la Titanium que probamos, Ford coloca a este nuevo modelo en el límite de precios altos de su segmento. Con toda la tecnología y seguridad que ofrece, debería convencer a su público objetivo de que es un producto a la altura de la marca.  

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°270
Noviembre 2020