ROAD TEST

MITSUBISHI ALL NEW L200 2019

(All New)
Marzo 2020
Por: Juan Carlos de la Fuente

Para todo terreno

A diferencia de otros países, en Perú las pick-up son principalmente herramientas de trabajo. Se usan mucho en traslado de personal y carga de sectores productivos claves como la agricultura, la construcción y, sobre todo, la minería. Por eso, en el país están presentes las marcas que cuentan con una oferta de pick-ups potentes y muy resistentes, como la Mitsubishi L200, cuya nueva versión completamente renovada fue presentada hace pocos meses.

La Mitsubishi L200 2020 destaca a pimera vista por el frontal, en el que se aprecia el nuevo lenguaje de diseño de Mitsubishi, el Advanced Dynamic Shield. Tiene novedosos faros que se ubican a mayor altura y en los extremos para la iluminación de un área más amplia, y una máscara muy horizontal que le da una apariencia más robusta pero también más moderna. Se le siente muy fuerte, a pesar de que no recurre a los fenders para engrosar los pasos de rueda, como en la versión anterior. En cuanto al interior, lo percibimos más confortable, con mayor calidad y mejor diseño.

En este aspecto sigue la pauta de la Montero Sport. Los asientos son tipo butaca y el timón es también de nuevo diseño, con cuatro brazos y muy agradable al tacto; cuenta con varios botones para el control de la radio, llamadas o información necesaria, según la versión que escojamos. El equipamiento incluye un paquete eléctrico de lunas, espejos y seguros, además de aire acondicionado que puede ser convencional o climatizado. En el centro del tablero se encuentra la radio, que es táctil y cuenta con cámara de retroceso, muy conveniente para un vehículo de 5.30 m de largo. 

NUEVA MOTORIZACIÓN
Otro cambio importante que trae la All New L200 es el motor 2.4 litros diésel. Si bien es ligeramente más pequeño que el 2.5 de la versión anterior, ofrece más torque y se ofrece en dos opciones: una de 134 hp con 350 Nm de torque y otra High Power de 178 hp y 430 Nm. 
Este nuevo motor cuenta con tecnología Common Rail, es decir, un sistema de inyección directa de alta presión de combustible, a lo cual se suma el sistema MIVEC para la gestión de apertura de válvulas de acuerdo a la demanda. Pero eso no es todo: el turbo de geometría variable permite compensar la pérdida de presión sobre todo en rangos bajos de revolución del motor. Un cambio adicional se observa en la transmisión.

A diferencia de la versión anterior, que solo ofrecía la opción de caja manual de 5 velocidades, la L200 2020 tiene las opciones de caja manual o automática, en ambos casos de 6 velocidades. Motor y caja se acoplan a una caja de transferencia con reductora y podemos aprovecharla mediante la opción 4 Low, a la que accedemos mediante un selector ubicado detrás de la palanca de cambios. El selector ofrece otros dos modos: el 4 High, para usar la tracción total, y el 2 High, para la tracción posterior y andar cómodos por caminos poco exigentes. Para los caminos realmente exigentes, además del mayor torque del motor tiene la mencionada tracción total y excelentes ángulos de entrada y salida que le permiten acceder a a los lugares más difíciles, así como subir y bajar pendientes empinadas.

CONFORT Y DINÁMICA
Otra novedad de la All New L200 se aprecia en la suspensión, que si bien mantiene el eje rígido con hojas de muelle y amortiguadores en la parte posterior, como ocurre con casi todos los vehículos de carga, ahora es más confortable que antes a pesar de que lleva seis hojas en lugar de cinco. Hay sin duda una mejor recepción de las imperfecciones y un mejor balance entre ambos ejes. La explicación para el mayor confort son los resortes del eje delantero, que mejoraron su resistencia, y los amortiguadores que ahora son más grandes y largos en recorrido. 

En cuanto a seguridad, la pick-up de Mitsubishi cuenta con frenos que se sienten mejor logrados y precisos que antes. Aunque conserva los clásicos tambores en el eje posterior, en el delantero los discos han crecido 26 mm; ahora son de 320 mm, con pinzas de dos pistones, lo que se traduce en frenadas más efectivas, distancias de frenado más cortas y una mejor disipación del calor. Además incluye bolsas de aire —solo frontales en la versión estándar— que tienen un funcionamiento en dos etapas: si la colisión es fuerte, la bolsa o las bolsas se inflarán en su totalidad, caso contrario, se inflará parcialmente. Otros aportes a la seguridad activa son el control de estabilidad, una asistencia a la conducción necesaria que actúa frenando individualmente las ruedas en situaciones de riesgo para evitar derrapes, así como el ABS y la distribución electrónica de frenado. Además, cuenta con ajustes Isofix para asientos de bebés y el sistema de iluminación mediante LED. 

La Mitsubishi L200 no es una pick-up chica; como dijimos antes, mide 5.30 m de largo. Además, el ancho es de 1.82 m y el alto de 1.78 - 1.80 m. Sin embargo, tiene un radio de giro realmente corto: 5.9 m. Mitsubishi destaca este aspecto y con razón, porque contribuye a maniobrar sobre todo en espacios reducidos. La Mitsubishi L200 es sin duda una excelente herramienta de trabajo, capaz de enfrentar las difíciles condiciones que plantea nuestra geografía, lo cual se ve reflejado en su importante nivel de ventas en nuestro mercado: casi 2,500 unidades el año pasado. Sin embargo, el nivel de equipamiento y confort que ofrece ahora la convierten también en un vehículo de uso diario para quienes necesiten un mayor espacio de carga y la comodidad de una camioneta cerrada. ¿Para trabajo o uso personal? Usted elija. 

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°266
Febrero 2020