ROAD TEST

Chevrolet Colorado 2018

(All New)
Junio 2018
Por: Tito Maruy

Grandes atributos

Una grata sorpresa es la nueva Colorado, la pick-up de Chevrolet, la marca de la corbata de lazo o “bowtie” como se le conoce en inglés. Grata sorpresa porque es un vehículo atractivo a diferencia de la primera generación que llegó al país desde los Estados Unidos a comienzos de los años 2000, la que no me agradaba sobre todo por la máscara con faros sobrepuestos. Esta segunda generación, mucho más lineal y plana, apela a una imagen robusta y sólida para transmitir un nuevo mensaje al cliente: he aquí una opción válida para el segmento dominado en el país por las marcas japonesas.

Desde el frente, la Colorado nos transmite una sensación de rudeza, con el mascarón con doble rejilla como sus hermanos y hermanas de marca, con áreas planas con poca proyección hacia adelante, el gran capó con una hendidura al centro, la caída hacia los grandes volados de los guardafangos delanteros, así como los grandes planos laterales cortados solo por una línea de cintura a la altura de las manijas de las puertas y una línea de falda baja sobre los estribos. Con 5.36 m de largo, 2.13 m de ancho, 1.83 m de alto y una distancia entre ejes de 3.09 m, es la más grande del segmento. Las medidas internas de la tolva van de la mano con estas dimensiones: 1.53 m de profundidad, 1.48 m de ancho y 45.6 cm de alto.

La tendencia del segmento de alejar el interior diseñado para el trabajo duro y llevarla hacia el de una SUV, no es ajena en la Colorado. La versión LTZ que probamos, la top de la línea, va en ese sentido. Forrada en cuero automotriz, trae combinación de plásticos duros y blandos, lo que eleva el nivel de calidad, así como buena combinación de colores (negro, gris y plata en este caso), tablero corto en profundidad, bastante plano al frente y ningún exceso en el diseño. El bloque de instrumentos es de fácil lectura, con 2 grandes esferas a los lados, tacómetro y velocímetro con una pantalla multifunción de la computadora de a bordo al centro en donde se puede apreciar el consumo de combustible (en lecturas de los últimos 500, 100 y 25 kilómetros), autonomía, presión de los neumáticos. Lo difícil del sistema es el comando, que se hace a través de la palanca a la izquierda del timón con un botón en la punta y otro al medio de la caña de la palanca, complicado sobre todo conduciendo.

Ojo que las luces se encienden al estilo europeo, con una perilla a la izquierda del timón, no con la palanca convencional. El timón forrado en cuero tiene también los controles del audio del sistema Bosé, teléfono y velocidad crucero; cuenta con regulación de altura pero no de profundidad, lo que limita las posiciones de conducción, punto que debería ser tomado en cuenta en las próximas versiones.

Los asientos delanteros traen regulación eléctrica de altura, desplazamiento horizontal e inclinación del respaldo; son para mi gusto algo duros y con falta de apoyo lateral, lo que cansa luego de algunas horas de conducción. Para los pasajeros los asientos son más cómodos que el promedio por la inclinación del respaldo y el buen espacio interior.

El sistema de conectividad Mylink con pantalla touch de 8” controla el equipo de audio, Bluetooth que soporta hasta 10 smartphones, Android Auto y Apple Car Play, comando por voz. En nuestra LTZ tenía cargado el mapa de Lima, muy útil por cierto. Las lunas son eléctricas, el cierre centralizado, los espejos eléctricos. La Colorado también trae direccionales en los espejos exteriores, sensores de distancia delanteros y traseros, cámara de retroceso con guías virtuales, aviso de cambio de carril, control de descenso y de arranque en subida, control de tracción y estabilidad, alerta de colisión, doble airbag delantero, frenos de disco en las 4 ruedas con ABS y EBD. Y ojo que estamos hablando de una pick-up…

LA MOTORIZACIÓN
El motor es el Duramax diésel de 4 cilindros, 16 válvulas, 2.8 litros, con turbo de geometría variable e intercooler de admisión que eroga 197 hp a 3,500 rpm y un torque de 51 kg.m a 2,000 rpm. Va acoplado a una caja de cambios manual de 6 marchas más retroceso. Uno de los ítems más resaltantes es la performance de este conjunto. La geometría variable del turbocompresor elimina bastante el “lag” o demora en la reacción a la hora de acelerar hasta que el turbo se vuelve eficiente; el torque a bajas vueltas permite rápida reacción al exigirla y una sensación de tener siempre potencia a disposición, materia en la que aprueba con excelencia la Colorado.

Otro punto a destacar es la suspensión. El reglaje que ha realizado Chevrolet hace que, a pesar de tener muelles en la suspensión posterior diseñados para el trabajo pesado, el andar se hace suave inclusive sin carga. Puedes conducir sin sobresaltos por las calles y eso se agradece. No han comprometido para nada la capacidad de carga, que es de un poco más de una tonelada, ni la maniobrabilidad sin ella. El balance general es bueno y la sensación es de absoluto control.

Fuera del asfalto, las ayudas a la conducción te hacen la vida fácil. El sistema de control de tracción es muy bueno y eso también se agradece; una pick-up con la tolva vacía tiene tendencia a sobrevirar mucho pero el sistema mantiene todo bajo control, e inclusive si lo desconectas no se elimina del todo, cuando siente que estás perdiendo el control, regresa a poner las cosas en su sitio. Probamos también los sistemas de control de descenso y subida y funcionaron correctamente. La doble tracción con comando electrónico a través de una perilla en la consola central te permite cambiar la tracción simple a doble high o doble low con solo girarla. Aun con una rueda en el aire, el diferencial permite que la Colorado siga avanzando sin problemas.

CON TODA LA AYUDA
En la carretera la Colorado va sumamente tranquila en sexta marcha, conectas la velocidad crucero a 98 km/h, unos 1,450 rpm y transitas con un consumo muy bajo de combustible. Así logramos 15.5 km por litro de promedio en la Panamericana Sur para 100 kilómetros de recorrido; es decir, unos 59 km por galón. En la ciudad el guarismo bajó a 37 km por galón y combinado llegamos a 48. Estas cifras son buenas tomando en cuenta que anduvimos todo el test con el aire acondicionado encendido y que la Colorado pesa más de 2 toneladas sin carga. Livianita no es y eso repercute sobre todo en los arranques de detenido, que en nuestra ciudad con el tráfico que tenemos se convierte en una maniobra continua. Lo mismo pasa con el frenaje; el sistema tiene un funcionamiento correcto pero a veces la sensación es que debes aumentar mucho la presión en el pedal para detenerla, sin que esto signifique problema alguno, solo es una sensación. La Colorado siempre para con la ayuda de los enormes neumáticos 265/60 R18.

Con resaltador algunas ayudas a la conducción que resultan interesantes, como la Alerta de Colisión. El sistema a través de los sensores de distancia “ve” los obstáculos delante del vehículo, calcula la trayectoria y la velocidad, y si el conductor no inicia una maniobra de detención, levantando el pie del acelerador o frenando, parpadea una luz roja en el tablero sobre la pantalla de la computadora de a bordo, tan grande que es imposible no verla. De la misma manera, el sensor de cambio de carril te advierte de manera sonora aunque algo baja de volumen, si cambias de carril sin avisar con la direccional de la maniobra. Para los despistados, el sistema de luces automáticas funciona igualmente bien; buenos faros halógenos delanteros con leds diurnos y adicionalmente neblineros de alta potencia.

La nueva Chevrolet Colorado probada, la LTZ, tiene un precio de US$ 38,490. ¿Qué le agregaría a la que probamos para hacerla más cómoda? Obvio que regulación de profundidad del timón y una caja automática de 6 marchas. Como viene y con el precio que tiene, es competitiva en el segmento, pero igual, vaya, pruebe y decida. Buenos atributos, tiene.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°253
Octubre 2018