ROAD TEST

Volkswagen Taos

(All New)
Octubre 2021
Por: Juan Carlos de la Fuente

Espacioso y confortable

El Taos era muy esperado en el mercado peruano, no solo por ser un modelo totalmente nuevo en nuestra región y el mundo, sino también porque cada vez más usuarios optan por comprar una camioneta SUV como primer vehículo. En todo caso es una muestra de que la oferta en ese segmento es tan agresiva que la marca alemana ha tenido que diversificar bastante su gama de camionetas.
 

Por sus dimensiones, el Taos se ubica entre el T-Cross y el Tiguan Allspace, aunque por las características que tiene se asemeja más a este último. Mide 4.46 metros de largo y su distancia entre ejes es de 2.68 metros, lo cual le permite ofrecer una buena habitabilidad interior, un gran espacio para su segmento.

LLAMATIVO EXTERIOR
Su diseño no es tan disruptivo como en Nivus, que es un modelo más juvenil y deportivo. Más bien lleva el sello tradicional y conservador de la marca, un atributo que pesa mucho para sus entusiastas seguidores. Aun así, tiene varios elementos que son de la nueva era de Volkswagen y que podemos verlo en la parrilla generosa y robusta, con un detalle bastante personal: una línea que atraviesa al nuevo logo de la marca y que se ilumina gracias a un sistema de luz LED. Es un detalle muy interesante, que junto a un listón grueso ubicado en el centro del parachoques en color negro brillante, le dan un carácter propio y es su firma visual.

El frontal ha sido estilizado para tener un aspecto más elevado y ganar en robustez, como ya lo hemos visto en Teramont. El parachoques agrega además dos ductos de ventilación reales y funcionales en los extremos y, por otro lado, los faros con tecnología IQ Light, que cuentan con dos proyectores LED de alta potencia capaces de iluminar más lejos y más ancho y que puede graduar la intensidad para no molestar a los conductores que vienen en sentido contrario. Vale mencionar que Taos no tiene luces auxiliares o neblineros, pero el sistema IQ ofrece un muy buen haz de luz que, de alguna forma, compensa ese vacío.

El lateral refuerza la presencia musculosa de la carrocería, que dibuja líneas muy marcadas de inicio a fin, las mismas que forman una curvatura en los pasos de rueda para generar una sensación de robustez, de anchura. Abajo encontramos las ruedas de 18 pulgadas, que vienen pintadas en dos tonos para el caso del Highline y en color plata para las demás versiones.

Al llegar a la parte trasera, es inevitable reconocer la presencia de la marca. Es la parte más sobria del vehículo, pero bien terminada. Los faros cuentan con tecnología LED y un diseño muy agradable; un alerón en la parte superior le agrega un toque de juventud y el parachoques que tiene dos salidas de escape falsas y un patín central en color metálico, aportan al diseño de la camioneta.

En la cabina ocurre algo curioso. Existe mucha holgura porque el interior fue diseñado pensando en personas de más de 1.80 m de altura. Sigue las líneas clásicas de Volkswagen, es todo muy sobrio y, según la versión, vamos a encontrar tapicería en cuero y detalles decorativos en color. Todos los Taos cuentan con climatizador bizona, sensor de lluvia y de luces, volante multifunción en cuero, sensores de estacionamiento adelante y atrás, cámara de retroceso, encendido mediante botón, cargador inalámbrico para celulares y velocidad de crucero.

Además, la marca ha dotado al Taos con una pantalla digital denominada Active Info Display que muestra la información al conductor y que podemos manipular desde el volante gracias a los múltiples botones que lleva de serie. No menos importante resulta el VW Play, sistema integrado a una pantalla táctil de buen tamaño (10.1 pulgadas) y que funciona muy bien, ya sea por la rapidez en la respuesta o por lo fácil que resulta operarlo. Este sistema cuenta con una capacidad de hasta 10 GB para poder descargar las aplicaciones que se requieran desde el VW Play Apps. Es compatible con Android Auto y Apple Car Play.

En el amplio interior, Taos mantiene las líneas clásicas que caracterizan a Volkswagen.

Línea roja, por favor no modificar

PRUEBA DE MANEJO
Mi primer encuentro con el Taos fue solo visual. Luego pude manejarlo por unos días y paso a contarles las sensaciones que nos dejó. Empecemos por el motor, una mecánica ya muy conocida y, a estas alturas, bastante confiable. Se trata del 1.4 turbo de inyección directa y 150 hp de potencia, que genera 250 Nm de torque, cifra que se exhibe en la parte posterior con un logo “250 TSI”. Esta mecánica, junto a la caja Tiptronic de 6 velocidades y la tracción al eje delantero, es la única opción motriz que ofrece Taos.

A decir verdad, la camioneta se mueve con bastante soltura, algo que a muchos les es difícil de creer debido a que el motor es de tan solo 1.4 litros. La magia de esto se encuentra en la sobrealimentación por turbo, que logra que este motor tenga un torque igual o mayor al de un propulsor de 2.5 litros atmosférico, es decir, sin turbo.

En la ciudad las reacciones del Taos son sutiles. No se trata de un motor picante, pero está presto a reaccionar al presionar el pedal a fondo para poder adelantar o incluso en viajes a la sierra. Tiene un plus adicional: cuenta con mandos detrás del timón para gestionar los cambios de forma manual si queremos un manejo más “purista”.

En general, el andar del Taos es confortable. Las ruedas de 18 pulgadas y el esquema de suspensión que presenta, absorben muy bien las imperfecciones de la pista. Su altura al piso y el diseño de la cocada de los neumáticos le permiten atravesar trochas complicadas que no necesiten de doble tracción. Pero si hay que tener cuidado al pasar los rompemuelles; debemos hacerlo a baja velocidad.

En el apartado de seguridad, Volkswagen ya nos tiene acostumbrados a un nivel muy alto de asistencias y Taos no es la excepción. Lleva de serie seis bolsas de aire, con opción a desconectar la frontal del acompañante; detector de fatiga, presión de neumáticos, frenos ABS con distribución de frenado, control de tracción y de estabilidad. En las versiones más equipadas podemos encontrar el sistema de frenado autónomo con detección de peatones, crucero adaptativo, detector de trafico cruzado y alerta de punto ciego.

Los precios de Taos empiezan en US$ 26,990 para la versión de entrada Confortline, que de hecho viene muy bien equipada y en este aspecto le saca algo de ventaja a varios de sus competidores. Se ofrece en seis colores y, por supuesto, toda la garantía que ya se conoce de la marca.

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N° 280
Octubre 2021