ROAD TEST

DFSK GLORY 500

(All New)
Septiembre 2021
Por: Tito Maruy

Compacta juvenil

De la unión de dos grandes de la industria, como son Dongfeng y Sokon, nació la tercera automotriz más importante de China, conocida como DSFK, que desde 2003 comercializa alrededor del mundo sus productos con la línea Glory. En esta ocasión hemos probado para ustedes la Glory 500, el modelo de entrada para las SUV de la marca.
 

La Glory 500 es una SUV compacta de 4.38 m de largo, 1.85 m de ancho, 1.64 m de alto y de 2.65 m de distancia entre ejes. Tiene las medidas de la Hyundai Creta, la Kia Sonet o la Nissan Kicks.

MODERNA Y ATRACTIVA
A primera vista luce líneas atractivas, modernas, sin recargos en el diseño. Una gran máscara frontal es su centro focal. Va acompañada de faros LED, de buen diseño pero discretos en relación con el tamaño de la máscara. Bajo estos, el área de color es partida horizontalmente por una moldura roja (en la camioneta blanca que nos prestaron) que nace y regresa en el espacio donde deberían estar los neblineros y que resulta un interesante detalle de diseño ya que da la vuelta completa a la camioneta y le brinda un aire juvenil por el contraste.

El capó de centro alto y laterales de doble altura, empalma rápido sobre el guardafangos, en donde la cola de los faros ingresa bastante reduciendo el área de color. Sobre el lateral, la línea de cintura muy marcada corre ligeramente en cuña desde una pequeña porción del guardafangos hasta el mismo faro trasero. La línea de falda en “S” sube por el contorno del arco del guardafangos posterior y termina justo por debajo del faro trasero.

El techo da la impresión de tener una caída muy pronunciada hacia el poste “C”, pero es solo una ilusión óptica que produce el angostamiento de la superficie vidriada desde el poste “B” hacia atrás, por lo que la habitabilidad no se ve afectada. Cierra el diseño la compuerta posterior de buen ángulo de apertura, lo que facilita la carga y descarga de la maletera que tiene 318 litros de volumen y que puede ser ampliada al doble abatiendo los respaldos de los asientos posteriores.

A primera vista, la Glory 500 luce líneas atractivas, modernas, sin recargos en el diseño.

Línea roja, por favor no modificar

LOGRADO INTERIOR
El interior en color gris oscuro y aluminio presenta plásticos de diversas calidades y texturas, desde los absolutamente duros, pasando por forros acolchados, superficies lisas o corrugadas. Si bien todas son de calidad promedio, el ensamble está bien realizado y las tolerancias son justas.

Me gusta el diseño del tablero principal. Es sencillo, de tres planos, sin recovecos pero con mucho plástico duro en el plano superior. El plano intermedio en forro acolchado mejora la apariencia, además lleva unos pespuntes en rojo que hacen juego con la moldura exterior del mismo color. Las ventilas del aire, circulares estilo alemán, yo las hubiera hecho rectangulares pero no desentonan con el resto del tablero, en general minimalista, con los controles justos y precisos.

Al centro sobresale una pantalla táctil de 7” multimedia, que controla el equipo de sonido y la conectividad Bluetooth, y que se convierte en una muy buena cámara de retroceso con guía predictiva. Los asientos, pese a su buena apariencia no logran una buena sujeción lateral en el caso de las personas de más de 90 kg, como en mi caso. Una persona con peso normal no tendría esos problemas. El asiento del piloto, con regulación de desplazamiento y altura mecánica, combinado con la columna de dirección de altura regulable, permiten una buena posición de conducción. El timón forrado en cuero, del tipo “D” Shape con el plano abajo, es cómodo y de fácil agarre. Tiene los controles del audio, teléfono y de la pantalla de la computadora de abordo que va al centro del tablero de instrumentos, separando dos esferas analógicas, un tacómetro a la izquierda y el velocímetro a la derecha.

El diseño de la consola central es logrado, con espacio para dejar el celular, dos portavasos y un cajón que aunque pequeño tiene buen volumen para guardar cosas y tenerlas a la mano. Las plazas posteriores son espaciosas para el tamaño de la Glory 500; no quedan justas, hay área para acomodarse.

En el interior, el ensamble está bien realizado. El asiento del piloto, con regulación de desplazamiento y altura, permite una buena posición de manejo. 

Línea roja, por favor no modificar

MECÁNICA Y MANEJO
El motor de la Glory 500 es el SFG15A gasolinero, de 4 cilindros y 16 válvulas, inyección electrónica Delphi multipunto y 1.5 litros, que eroga 114 hp a 6,000 rpm y un torque de 147.5 Nm entre las 2,800 y 3,500 rpm. Es bastante justo para mover los 1,510 kg de peso. El modelo que probamos, el M3, viene equipado con una caja de cambios CVT de 6 pasos fabricada por Punch Powertrain, industria belga que tiene una planta en Nanjin, China, desde donde provee a la mayoría de los fabricantes chinos con este tipo de cajas de cambios. Las otras dos versiones vienen equipadas con una caja mecánica de 5 marchas. Todas las versiones son de tracción delantera.

Una vez sentado detrás del timón, la visibilidad es buena, salvo hacia atrás cuando las cabeceras de los asientos posteriores son desplegadas, pues interrumpen la visualización a través de la luneta de la compuerta. Pero no es nada a lo que uno no se acostumbre, combinando con los espejos retrovisores exteriores.

Hay dos cosas que se sienten al comenzar la marcha, la primera es la sobre revolución de la caja de cambios para salir de detenido. Muchas revoluciones al inicio que luego disminuyen cuando el sistema CVT escoge el ángulo del cono correcto; recordemos que no hace cambios, sino que mantiene, acelera o desacelera la velocidad mediante el aumento o disminución del diámetro de los conos de transmisión. Bueno, este es un intento de explicación simple de un sistema muy complejo. Una vez que sale de detenido, lo otro que llama la atención es la suavidad de la dirección. Se puede girar varias veces el timón sin ningún esfuerzo.

Luego la cosa se vuelve amable, la suavidad del funcionamiento de la caja de cambios es acompañada con un cómodo funcionamiento de la suspensión, combinación que fluye bastante bien para sobrepasar. Basta con pisar más el acelerador o pasar la palanca de cambios a manual e inmediatamente el sistema baja un cambio o dos y se prepara para acelerar. Tampoco es que salga quemando llantas, pero es lo suficientemente rápida como para llevarnos a la velocidad máxima permitida en las vías, sin esfuerzos exagerados. Según el catálogo, la velocidad máxima es de 170 km/h. El radio de giro es amplio, casi 6 metros para girar en “U”, pero permite que a pesar de la suavidad de la dirección la Glory 500 no sea tan nerviosa al volante.

La SUV de DFSK viene equipada con frenos de discos ventilados en las 4 ruedas, con ABS y EBD y montados en llantas 205/65 R16. El tacto es correcto al pisar el pedal de freno y se aprecia buena capacidad de disminución de la velocidad sin mostrar fatiga luego de varias operaciones al límite.

En cuanto a seguridad, la Glory 500 viene equipada con doble airbag delantero, carrocería de deformación controlada y columna de dirección colapsable. La versión M3 trae sistema de monitoreo de presión de los neumáticos, enganches Isofix para el asiento de bebés, además de control de velocidad crucero.

El precio empieza en los US$ 12,990 y la garantía es de tres años o 100 mil km, lo que llegue primero.

En resumen, la DFSK Glory 500 es una buena alternativa, pero como siempre digo, no me crea: vaya, pruebe y decida...

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N° 279
Septiembre 2021