ROAD TEST

Volvo XC40 T5 Recharge

(All New)
Agosto 2021
Por: Juan Carlos de la Fuente

Culto a la eficiencia

Volvo venía anunciando hace meses que su nuevo planteamiento acerca del cuidado del medio ambiente estaba definido. Y es que la marca sueca está determinada a ser el referente no solo en seguridad, sino también en cuidado del planeta mediante las nuevas tecnologías de electrificación e hibridación en sus vehículos. Tal es así, que ya fijó una fecha para el corte de los motores a combustión: en 2030, todos sus vehículos serán 100% eléctricos.
 

No es novedad que Volvo tiene opciones híbridas en todos sus modelos. Lo es, sin embargo, para nuestro mercado, que poco a poco va mostrando mayor interés en este tipo de vehículos a pesar de la falta de apoyo gubernamental.

La SUV Volvo XC40, que conocimos en el último Motor­show de Lima en 2017, pronto se convirtió en el modelo más importante de la historia de la marca sueca gracias a una propuesta más juvenil y accesible a un mayor público. Rápidamente pasó a ser líder en ventas en Perú a nivel de marcas de lujo, un nicho que valora el diseño diferenciado y exclusivo.

Ahora Volvo incluye entre sus opciones la variante T5 Recharge, con mecánica híbrida enchufable, para completar su catálogo y convertirse en pionera en su segmento. La XC40 utiliza la misma plataforma CMA para todas sus variantes y tiene la misión de incrementar las ventas de la marca en general, al ser el modelo más accesible con este tipo de tecnología.

RECETA CONOCIDA
En materia de diseño, la XC40 T5 Recharge no varía la receta. Conserva las líneas agresivas, musculosas y distintivas de la marca, la misma gran parrilla con algunos detalles diferenciados, los faros con iluminación LED y el ya clásico martillo de Thor que funge de luz diurna, opción de dos tonos de color en la carrocería y unos faros grandes en posición vertical.

La única diferencia notoria que encontramos frente a las variantes a combustión, es la tapa de la toma de carga que se encuentra en el guardafangos delantero izquierdo. Además de esto, en la parte superior del pilar C lleva la palabra Recharge de forma muy sutil, y en el portón posterior un emblema en color blanco que indica la versión Recharge. Pienso que esto es bueno, porque hasta ahora las marcas nos habían acostumbrado a que las variantes híbridas y/o eléctricas tenían que ser más aburridas en pro de la aerodinámica. Felizmente, la XC40 Recharge lleva unos aros de diseño muy deportivo.

El interior es familiar, pero no deja de ser agradable y fresco, muy distinto a lo que se suele ver en el segmento. Si lo analizamos bien, el diseño es bastante simple, pero todo tiene simetría, cada línea y moldura encaja sin esfuerzo y de forma natural. Las proporciones son correctas.

La tecnología nos la brinda siempre sus dos pantallas digitales, una detrás del volante con información detallada del viaje (incluido el mapa de navegación) y del sistema, junto a relojes que pueden cambiar de color según el tema elegido; y la pantalla principal de 9 pulgadas que va en el centro del tablero, instalada de forma vertical como los ductos de aire que adoptan esta forma para cubrir mejor el flujo en la cabina. Esta pantalla contiene el sistema multimedia del vehículo y desde ahí se puede comandar prácticamente todas las funciones, como el clima, música, llamadas, mapa y otros más como las asistencias. Vale decir que el sistema cuenta con Apple Car Play y Android Auto.

Una buena noticia es que la plataforma de la XC40 fue planeada desde sus inicios con la previsión de que el tren motriz adoptara otras fuentes de energía. Así, el paquete de baterías que se utiliza en esta versión queda ubicado debajo del chasis y no afecta el espacio del maletero, algo que se agradece ya que mantiene intactos sus 460 litros de capacidad. Lo único que se ha reducido es el depósito de combustible, de 54 a 48 litros. Una cifra que no se siente gracias a la autonomía que ofrece.

Su ventaja principal es, sin duda, la gran reducción de emisiones de gases contaminantes.

Línea roja, por favor no modificar

ASPECTO CLAVE
Lo más importante en esta SUV compacta es su motorización. La T5 Recharge usa dos motores: uno térmico a gasolina de 3 cilindros y 1.5 litros que ofrece 180 hp de potencia, un motor eléctrico de 82 hp más (60 kW) y una batería de iones de litio de 10,7 kWh. Las cifras totales combinadas son muy buenas: 262 caballos y 425 Nm de torque, números que se traducen en mucha agilidad para esta camioneta que tiene una gran capacidad de aceleración y reacción a pesar de que roza las 2 toneladas de peso.

Las baterías de la XC40 T5 Recharge se recargan de varias formas. Para comenzar, se diferencia de otros al ser Plug in Hybrid (PHEV), es decir, que cuenta con un cable y adaptador de corriente para poder enchufarlo en una red doméstica o en algún punto de carga homologado. Adicional a esto, también se recarga mediante el frenado y el movimiento cinético, y el motor a combustión también puede asistir en la recarga si así lo indicamos mediante un botón.

La ventaja principal es, sin duda, la gran reducción de emisiones de gases contaminantes, que lleva a un consumo de combustible bastante menor. Esto, sin considerar que podemos circular prácticamente sin utilizar una sola gota de combustible gracias a la batería, que nos permite hasta 50 km de autonomía según fábrica. Esta cifra fue más cercana a los 40 km según nuestra experiencia, un recorrido más que suficiente para muchos usuarios de Lima y provincias.

A estas ventajas hay que agregar que ahora es bastante más silenciosa. La XC40 T5 Recharge cuenta con un gran aislamiento de cabina y una gran comodidad de manejo, que se ve algo afectada solo si lo equipas con aros de 20 o 21 pulgadas. No se percibe mucho el sonido del motor a combustión y cuando este va apagado, solo queda el ruido del viento o de la rodadura.

Una novedad adicional es la nueva transmisión. Se trata de una caja de doble embrague de 7 velocidades que prioriza el confort y que hace que los cambios sean imperceptibles. Claro, como resultado, los cambios no llegan a ser tan rápidos, pero sí lo suficiente para mantener una reacción viva en caso necesitemos conducir a velocidad.

EXPERIENCIA DE MANEJO
La XC40 T5 Recharge ofrece varios modos de manejo, siendo el más utilizado el Hybrid, que alterna de forma inteligente a ambos propulsores. El Pure es, según mi criterio, el más acertado para el uso en nuestra ciudad y en recorridos cortos, ya que fuerza al vehículo a andar en modo 100% eléctrico. El XC40 puede moverse sin necesidad de gasolina por hasta unos 38 a 40 km y lo mejor de todo es que lo puedes hacer hasta a 125 km/h y no hay que preocuparse mucho del tacto del pedal como ocurre con otros sistemas híbridos.

El modo Power busca la mayor entrega de potencia y fuerza al combinar ambas fuentes de energía. Además, existen un par de opciones adicionales, una que permite acumular energía en las baterías mediante el motor a combustión (Recharge) y otra que reserva el modo eléctrico (Hold).

Si sabemos gestionar nuestros recorridos y nuestra forma de conducción, vamos a poder aprovechar al máximo a la XC40 T5 Recharge, al punto de no necesitar combustible más que para asistir a la carga o momentos de máxima potencia. Como en nuestro caso, que logramos un consumo mixto que superaba los 150 km/gl sin problemas y solo llegamos a casa para recargar baterías, así como ocurre con nuestros teléfonos móviles.

La XC40 T5 Recharge tiene un precio de lista que bordea los US$ 70 mil. No tiene competidores directos por concepto, pero es una opción bastante interesante gracias a todo lo que ofrece.

La XC40 T5 Recharge ofrece buen aislamiento de cabina y una gran comodidad de manejo.

Línea roja, por favor no modificar

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N° 278
Agosto 2021