ROAD TEST

TOYOTA COROLLA CROSS 2021

(All New)
Junio 2021
Por: Tito Maruy

Propuesta ganadora

A pocos días de su presentación virtual, nuestros amigos de Toyota del Perú nos prestaron la nueva Corolla Cross 2021. La primera pregunta que se me vino a la mente fue: ¿Qué es una Corolla Cross? ¿Es un Corolla convertido en SUV o es un modelo totalmente nuevo? La respuesta es simple: sí y no. Tranquilos, paso a explicar.
 

Primero, para entender la idea, en el line up de Toyota el Corolla Cross viene a ocupar un espacio, por debajo de la RAV4. Es decir, es un elemento nuevo en un segmento en el cual la marca no tenía oferta. Cuando se le encarga el proyecto al departamento de diseño integrado por Ken Billes, Shota Asano, Tokiko Hirai y Yukihiro Koide, ellos toman la plataforma TNGA-C, la misma del Corolla, y se abocan al diseño de una SUV urbana, con personalidad, pero que a la vez transmita familiaridad. El resultado es un vehículo muy interesante, con rasgos comunes pero con su propio carácter.

Con 4.46 m de largo, 1.83 m de ancho, 1.62 m de alto y 2.64 m entre ejes, es más pequeña que una RAV4. Es más grande que una SUV compacta y menor que una SUV mediana; para mí, tiene las medidas correctas para el uso urbano. A primera impresión sabes que es un Toyota; las formas te lo hacen saber y los emblemas no engañan. El trabajo de diseño en la parte delantera es más que interesante; como eje central tiene una gran máscara hexagonal de base ancha, con un patrón de rejillas de trama intercalada. Entre los dos ángulos superiores nacen los faros delanteros LED en esta versión; comienzan delgados y van ampliando el volumen, ingresan mucho hacia los guardafangos delanteros ocupando buena parte de ellos, en un trabajo que estiliza mucho el lateral.

El emblema tiene en este caso un ribete interior azulino, lo que significa que es una unidad híbrida. Los hombros de los guardafangos son grandes, angulares y tienen sendos planos cóncavos con vértices mirando hacia las puertas. Los delanteros nacen en el mismo capó y los posteriores desde el faro trasero hacia la mitad de las puertas. Este diseño, combinado con la línea de cintura muy central y una línea de falda alta, transmiten fortaleza y robustez. El perfil lateral recuerda mucho al de la RAV4, las proporciones son similares, lo que la hace aspiracional para quienes anhelan una RAV4 pero no la pueden adquirir por el momento, o para quienes quieren algo similar pero 100% urbano.

Sobre el perfil superior de las lunas hay una moldura cromada que corre a todo lo largo del techo y acaba en el poste “C”, donde se agranda el área y tiene un estampado que dice Corolla Cross. Toda la parte baja, así como en los arcos interiores de los guardafangos, mantienen molduras en color negro y bajo los parachoques hay falsos patines en color aluminio, lo que le otorga una facha off-road a pesar de ser solo tracción delantera. La parte trasera, en concordancia con el resto del vehículo, mantiene un diseño angular sin exageraciones, bastante convencional; un alerón superior de buenas dimensiones corona una compuerta grande que acuna parte de los faros posteriores LED. Resumiendo, estéticamente tiene atractivos para todos los gustos: es equilibrada, elegante y agresiva también.

El perfil lateral recuerda mucho al de la RAV4, lo que la hace aspiracional para quienes anhelan ese modelo pero no lo pueden adquirir por el momento.

Línea roja, por favor no modificar

SIMILAR PERO DIFERENTE
El interior sí podríamos decir que es el mismo del Corolla, aunque con algunos cambios. El tablero de doble deck en escalón es el mismo; la parte superior idéntica, con un pequeño cambio en la parte inferior en donde el pespunte doble en diagonal que trae el Corolla Sedán se convierte en horizontal. El tablero central viene con pantalla táctil de 8” flotante, con los controles de audio, entretenimiento, conectividad y ajustes varios, pero también tiene botones físicos a los lados para quienes lo prefieran. El tablero de instrumentos es también una pantalla, con solo los relojes de temperatura y nivel del tanque de combustible en forma analógica; toda la demás información aparece digitalmente. El velocímetro en arco central tiene la aguja en forma invertida a un gauge analógico, no nace desde el centro sino desde el arco exterior hacia el interior en un detalle simpático; enmarca una pantalla TFT de 4” en donde puedes observar datos como consumo, funcionamiento del sistema híbrido, carga, velocidad o autonomía.

El timón forrado en cuero es igual al del sedán, con regulación de altura y profundidad. Trae los controles de audio, teléfono y velocidad crucero. Los asientos forrados en cuero automotriz perforado, tienen buen diseño y sujeción lateral. El del conductor tiene regulación electrónica en altura, desplazamiento longitudinal e inclinación del respaldar. El espacio para los pasajeros es bueno, una persona de 1.80 m se acomoda bien sin chocar las rodillas contra el respaldo del asiento delantero y con buena distancia al cielo raso. Cuatro adultos se acomodan sin problemas; el cojín central trasero es un poco alto, así como el respaldo que acomoda un apoyabrazos con dos posavasos, lo que afecta algo la comodidad del quinto pasajero. Además, los respaldos se pueden inclinar en dos posiciones. La maletera de buen tamaño tiene 440 litros sin inclinar los respaldos, los que se pueden plegar 40/60. Tiene además cuatro armellas incorporadas a los ángulos de la base de maletera para colocar una malla y evitar que nuestra carga se mueva. Viene con una llanta de repuesto temporal, a pesar de que en la olla de la maletera cabe una normal.

MECÁNICA Y MANEJO
La unidad que probamos fue el tope de gama, un híbrido que combina un motor de combustión 2ZR-FXE de 4 cilindros, DOHC VVTi, de 1.8 litros, que eroga una potencia de 97 hp a 5,200 rpm y un torque de 14.4 kg.m a 3,600 rpm, con un motor eléctrico que genera 53 kW. Combinados ambos tenemos una potencia útil de 122 hp. En el sistema de Toyota, ambas unidades de potencia alimentan una batería de Níquel-Hidruro Metálico Ni-MX de 202 voltios. Una unidad de control maestra combina el funcionamiento alternado o conjunto de todos los componentes según las necesidades. Si vamos en la ciudad a menos de 30 km/h, el sistema decide si es mejor andar solo con el motor eléctrico o con la batería; si uno necesita mayor aceleración, la unidad de control hace que ambas unidades (motor a combustión y motor eléctrico) funcionen en conjunto para luego volver al que mejor nos convenga en términos de consumo y necesidad.

Si no hubiera probado antes algunos modelos híbridos de Toyota, me hubiera sorprendido que, luego de apretar el botón de arranque, no pasara nada: ningún ruido, ni un chasquido, nada de nada. Solo un testigo en el tablero que dice “ready”. Pisas el acelerador y la Corolla Cross se comienza a mover silenciosamente; luego, una pequeña vibración te hace saber que el motor de combustión ha cobrado vida y así alternadamente durante todo el uso. Acompañado de una caja de cambios E-CVT con un programa de 10 pasos que funciona muy bien, el reglaje de los amortiguadores esta realizado de tal forma que resulta suave en la ciudad pero bastante firme en la carretera. La sensación es que estamos detrás del timón de un sedán y no de una SUV.

La maniobrabilidad es buena; ayudan mucho los neumáticos 225/50 R18. La inclinación a alta velocidad es menor que cualquier otra SUV debido a los 16 cm de despeje contra el suelo y el buen diseño de la suspensión MacPherson adelante y de barra de torsión atrás, ambas con barras estabilizadoras. Los frenos de disco ventilados adelante y sólidos atrás, con sistemas ABS, EBD y BA frenan sin problemas los más de 1,400 kg de peso de la unidad; además, el sistema de regeneración de energía desacelera el vehículo a baja velocidad cuando levantamos el pie del pedal del acelerador. La potencia es justa en cualquiera de sus modos.

En cuanto a consumo, la computadora de a bordo nos marcó 18.3 kilómetros por litro de combustible en la prueba urbana (no pudimos hacer una prueba de carretera determinante), esto es: casi 69 km/gl, un sobresaliente con estrellita en la frente para la Corolla Cross. Con un tanque de combustible de 10 galones, podemos ir de Lima a Trujillo sin parar a recargar combustible, pasear por Huanchaco, ir a El Brujo, a la Huaca del Sol y de la Luna, a Chan Chan, comer rico y solo recargar combustible antes del regreso a la capital.

El interior es cómodo, bien ensamblado y con un generoso equipamiento de confort y seguridad.

Línea roja, por favor no modificar

Las numerosas ayudas a la conducción nos llenan de siglas. A las conocidas ABS, EBD o BA, se suman otras como: HAC (sistema de retención en subidas), VSC (control de estabilidad), TRC (control de tracción), PCS (sistema pre-colisión), LDA (alerta de cambio de carril), AHB (luces altas automáticas) y ACC (control de velocidad crucero adaptativo). Los cuatro últimos forman parte del Toyota Safety Sense, el paquete de seguridad activa que la marca ha implementado en sus vehículos. Funciona combinando un radar de onda milimétrica con una cámara de un lente.

Los siete airbags de serie hablan de la preocupación de la marca por la seguridad. Tenemos, además, radio AM, FM, conectividad Bluetooth, Android Auto, Apple Carplay, faros delanteros de funcionamiento automático con luces diurnas DRL, neblineros LED, cámara de retroceso con indicador dinámico predictivo, aire acondicionado bi-zona, 3 entradas de USB, sensores de proximidad delanteros y traseros y un sunroof de dos posiciones, entre otros detalles. Y hablando de detalles, no puedo dejar de comentar el freno de mano de estilo “retro”. La palanca no está en la consola central, es más, no existe, ha sido reemplazada por un pequeño pedal a la izquierda, como estaban colocados en los autos hace 50 años. Hoy uno busca un botón electrónico para poner el freno de mano, pero en este vehículo hay que hacerlo como en un auto americano de los 70.

Hay tres versiones, dos con motor a gasolina de 2.0 litros y caja CVT, y la que fue nuestra, la Hybrid Full D-Lux. La garantía es de cinco años o 100 mil km para las versiones gasolineras y de ocho años o 180 mil km para el sistema híbrido. El precio de entrada es de US$ 26,490.

El Corolla Cross es un vehículo que sí compraría. Me gusta el diseño, el balance, el consumo y el hecho de que es un Toyota. Pero como siempre digo: no me crea, vaya, pruebe y decida...  

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N° 279
Septiembre 2021