ROAD TEST

Audi Q5 Advanced 45 TSFI 2021

(All New)
Abril 2021
Por: Tito Maruy

Fuera de serie

Varias veces he comentado que hoy la gran mayoría de vehículos son buenos. No hay auto malo o SUV mala; hay quizá alguno que no cumple nuestras expectativas pero también están los que superan las mismas. Pienso que en la comparación entre dos vehículos buenos, los detalles son los que inclinan la balanza, como en el caso del Audi Q5.
 

Días atrás tuvimos la oportunidad de conducir la nueva Q5 Advanced 45 TSFI, la SUV mediana de la marca de Ingolstad que realmente pone la valla alta en el segmento. Para que se entienda, cuando uno alcanza los años que tiene, le comienza a dar importancia a detalles que en épocas no tan lejanas ni siguiera hubiese reparado. No todo es performance, pero si hablamos de potencia, aceleración, frenos y maniobrabilidad, la Q5 los tiene y bastante.

MECÁNICA Y DISEÑO
El motor de la Q5 es un gasolinero de 2.0 litros con turbocompresor y sistema Mild Hybrid (que comentaré más adelante), que eroga 245 hp desde las 4,500 rpm hasta las 6,250 rpm, con un torque de 370 Nm entre las 1,600 rpm a las 4,500 rpm, lo que permite una curva de aceleración progresiva desde muy bajas velocidades. Este motor va acoplado a una caja de cambios S tronic de 7 marchas, que para decirlo en fácil es una caja mecánica de doble embrague multidisco con dos transmisiones parciales, una para las marchas pares y otra para las impares, con selectora automática de cambios.

La S tronic combina lo mejor de una caja de cambios convencional con la comodidad de una caja automática. Uno puede realizar el cambio de marchas en forma manual a través de los paddle shift detrás del timón o con la palanca que más parece un mouse de computadora, o dejar a la gestión electrónica que los haga a su libre albedrío y que, para ser sincero, muchas veces elige mejor que uno, funciona tan bien que no hay necesidad de gastarse haciendo los cambios.

El manual dice que la velocidad máxima es de 237 km/h y que va de 0 a 100 km/h en 6.3 segundos. Pero al margen de la performance, uno debe admirar las líneas exteriores, una combinación sutil entre los ángulos y curvas en un diseño bien equilibrado en lo visual. La Audi Singleframe, la enorme máscara que evidencia el ADN actual de la marca, es el punto focal delantero, que en la versión Advanced tiene los bordes y los 6 filetes que cruzan en forma vertical las persianas de la máscara en aluminio pulido. A los lados están los faros full LED con luz diurna, muy finos en diseño y manufactura. Desde el vértice superior de ellos parte la línea de cintura que en realidad nace como una sutil curva que sube por el guardafangos delantero para ir transformándose en una línea recta que al llegar a la altura de la manija de la puerta posterior asciende nuevamente para caer en el vértice superior del faro posterior.

La curvatura del techo comienza a descender a la altura del pilar “B” en forma progresiva hasta llegar al pilar “C” que tiene incorporada una coqueta luneta que al aumentar la superficie vidriada ayuda a la visión periférica desde el interior. La compuerta posterior sigue el diseño general, sobrio y sin muchos contrastes, igual que el diseño del parachoques posterior.

En el interior, uno puede admirar la alta calidad de los materiales, el cuidado en el ensamblaje, la combinación de texturas, colores, un ambiente en donde los detalles del diseño toman importancia. El tablero, muy lineal, sobrio, con mucha clase y elegancia, tiene insertos en negro brillante que contrastan muy bien con los grises mate del resto del interior; acabado que también tiene la consola entre los asientos, dándole un aspecto muy elegante.

Tanto la posición de los asientos delanteros con regulaciones electrónicas, como su propio diseño y construcción fijan la palabra comodidad para describirlos. Lo mismo se puede decir de los asientos posteriores, salvo el central que es un poco alto.

Nuevos faros, una máscara de mayor tamaño y líneas angulosas marcan la personalidad del Q5.

Línea roja, por favor no modificar

TECNOLOGÍA Y MANEJO
Para los que no somos millennials ni de la generación Z, aparentemente la conectividad y el infoentretenimiento no estarían dentro de nuestras prioridades cuando analizamos una compra vehicular. Sin embargo, hoy la mayoría no está a gusto con solo poder conectar el teléfono por Bluetooth y responder las llamadas desde el hand free del auto. Para ellos la Q5 ofrece un sinnúmero de posibilidades tecnológicas, comenzando por una pantalla central táctil de 10.1” para controlar todos los sistemas accesorios, sistema multimedia MMI, Audi Smartphone Interface para Apple CarPlay y Android Auto, transformando la pantalla central en la pantalla de tu celular con todas las ventajas que eso ofrece. A lo cual se suma el Audi Sound System con 10 parlantes, 6 canales y 180 watts de potencia, el Audi Music Interface con dos conexiones USB, radio, CD, MP3, toma Auxiliar y un Phone Box de carga inalámbrica para celulares con sistema Qi entre otras cosas.

Una vez sentado detrás del timón multifunción forrado en cuero y de diseño impecable, lo primero que resalta es el tablero de instrumentos: una pantalla digital de 12.3” denominada Audi Virtual Cockpit Plus, donde uno puede escoger qué pantalla quiere ver, reduciendo o agrandando el tacómetro y el velocímetro, cambiando la información que viene de la computadora de abordo como consumo, autonomía, promedios, estaciones de radio y otro largo etcétera.

Todo lo que puede ser electrónico, es electrónico en esta Q5. Hay muchas ayudas a la conducción, no solo los tradicionales sistemas como el ABS de los frenos, los controles de tracción y de estabilidad. El sistema de punto ciego de los retrovisores externos es, por ejemplo, espectacular; te avisa mediante unos LED ámbar instalados en el lado interior de la carcasa del espejo cuando detecta un vehículo que viene al lado y lejos, pero si lo tienes muy cerca aumenta la intensidad luminosa y comienzan a parpadear avisando que si te mueves, te chocas. Además tiene un sistema sonoro que te avisa si te cambias de carril sin hacer la señal con el direccional. El Hold Assist te ayuda a salir desde detenido en una subida para que el vehículo no retroceda y el Parking System Plus con cámara, te guía en las maniobras de estacionar y te avisa de la existencia de objetos cerca. El sistema Pre Sense Rear, a través de todos los sensores instalados en el vehículo registra el tráfico por la parte trasera y ante un inevitable choque posterior, activa sistemas de seguridad como los pretensores de los cinturones, o modifica la posición de los asientos en el caso de impacto.

El sistema Audi Drive Select te permite elegir entre cinco modos de conducción: Auto, Confort, Dynamic, Off Road y uno personalizado. Todos estos modos modifican parámetros de funcionamiento como la velocidad de reacción del acelerador, el tiempo y permanencia del pasaje de los cambios y la dureza de la dirección. La prueba de manejo la simplificamos diciendo que la Q5 es cómoda, maniobrable, que acelera bien, frena excepcionalmente bien y tiene buena insonorización.

El nuevo Q5 incorpora en un sistema mild hybrid que ayuda a ahorrar energía y por lo tanto, combustible.

Línea roja, por favor no modificar

DETALLES IMPORTANTES
Un aspecto que me gustó mucho de la Q5 es que contara con el sistema Mild Hybrid, que no es otra cosa que un primer paso para la electrificación de los vehículos de la marca. La Q5, como gran parte del abanico de Audi, tiene un motor eléctrico conectado a una batería de iones de litio de 48 voltios que se recarga con la desaceleración o al frenar. Esta carga permite que al levantar el pie del acelerador, el motor a gasolina se apague y todos los sistemas se mantengan funcionando hasta por 40 segundos, arrancando nuevamente a necesidad; también ayuda en los momentos de alta carga, cuando queremos sobrepasar a otro vehículo. El motor eléctrico acompaña aportando hasta 12 hp y 50 Nm de torque extras, mejorando la eficiencia del conjunto. En situaciones de poca desaceleración, el sistema usa primero la regeneración de carga de la batería para disminuir la velocidad, y cuando se cuenta con sistema Start-Stop, es el encargado de arrancar el motor. El sistema MIld Hybrid ayuda además a ahorrar hasta un 4% de combustible.

Otro detalle que me gustó mucho fueron los botones que controlan las funciones del aire acondicionado trizona instalados bajo la pantalla indicadora. Son en aluminio y de funcionamiento háptico, táctiles, y no tienen ninguna indicación de qué controlan hasta que pones un dedo sobre ellos y aparece en la pantalla su función; aumentas la presión en el botón y va cambiando o regulando.

Los últimos detalles que me agradaron muchísimo fueron la tracción a las cuatro ruedas a través del sistema quattro ultra patentado por Audi, y los lindos aros de 20” con neumáticos 255/45 R20.

En resumen, puedo decir que la Q5 me ha gustado mucho, pero no me crea, vaya a Audi Zentrum, pruebe y decida...  

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N° 278
Agosto 2021