PROFESIONALES

En el sector automotor se desarrolla una de las principales actividades económicas del país. Aquí puedes conocer las principales cifras e informaciones relacionadas a este rubro.

Cuestión de crédito

Marzo 2018
Por: Automás

Crédito vehicular

El crédito vehicular sigue evolucionando en nuestro país. Hace unos años, conseguir el financiamiento de un vehículo tomaba dos o tres semanas, pero ahora una variedad de entidades financieras te lo pueden entregar en un día e incluso en una hora. También está cambiando el tipo de moneda elegida (soles o dólares) y están presentes en el sector organizaciones financieras especializadas en el tema. ¿Pero es creciente el porcentaje de personas que opta por el financiamiento para comprar su vehículo? ¿Cómo le ha ido al mercado del crédito vehicular el año pasado y qué alternativas ofrece a los interesados para hacer realidad el sueño del auto propio? 

El 2017 fue en general bueno para las marcas. Muchas de ellas consiguieron un incremento en sus ventas, logrando que el total de lo colocado por el mercado superara las 181 mil unidades nuevas vendidas: 5% más que el año anterior. Sin embargo, según la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc), contrariamente a estas cifras los créditos vehiculares concedidos por las entidades financieras registraron un descenso interanual de 5.06% y registraron una venta total de S/ 1,838 millones al término del año pasado.

Pero a su vez, el total de créditos concedidos en 2017, según la misma Asbanc, fue mayor en 276 respecto a 2016, registrando un total de 17,703 financiamientos nuevos con un incremento en el total de créditos otorgados en dólares del 112.06% más (2,672 nuevos créditos) y una baja en los créditos de moneda local del -7.20% menos (14,631 créditos). Todo esto a pesar de que los préstamos en dólares sufrieron una caída de US$ 9 millones (-6.98%) y US$ 42 millones (-26.69%) para los meses de noviembre y diciembre respecto al ejercicio anterior, mientras que el financiamiento en soles registró un incremento de S/ 3 millones (0.18%) y S/ 39 millones (2.73%) en los mismos meses analizados.

¿Y la morosidad de los créditos vehiculares? Esta se situó en 6.11% al término del año pasado, lo que significa 0.36 puntos porcentuales por encima de la cifra reportada en 2016, aunque este indicador permaneció estable durante el segundo periodo de 2017 dejando atrás la tendencia creciente de los años previos.

En todo caso, aunque existe todavía una brecha muy alta entre quienes prefieren adquirir un auto pagando en efectivo (la mayoría) y quienes lo desean hacer mediante un crédito, lo real es que se irá reduciendo esa distancia pues cada vez más peruanos están asumiendo que comprar al contado genera normalmente descapitalización.

COMPRA EFICIENTE
Muchas veces, cuando estamos interesados en la adquisición de un vehículo no consideramos algunos factores detrás de su compra, ya sea por falta de interés o por algún mal asesoramiento. Así terminamos eligiendo opciones que no nos convienen a largo plazo. Uno de esos factores es la forma de pago, que bien puede ser al contado, que se soluciona con un depósito a una de las cuentas de la empresa que nos vende el auto, o bien puede ser mediante un financiamiento.

Si escogemos la vía del financiamiento, Automás te sugiere unas cuantas pautas a tomar en cuenta para que la compra de tu vehículo o flota de vehículos sea la más eficiente.

¿CRÉDITO CONVENCIONAL O INTELIGENTE? El crédito convencional está dirigido a aquellas personas que pretenden quedarse con el auto por un buen tiempo, quizá más de 3 años, y no están dispuestas a considerar una cuota permanente de este tipo como parte de su presupuesto. Por su parte, la compra inteligente es una alternativa similar para quienes desean renovar su auto cada dos o tres años a lo más, en la que generalmente la cuota mensual es menor a un crédito convencional, pero con un interés más alto. Esto es posible gracias a que en esta modalidad, la entidad solo toma en consideración una fracción del monto capital para aplicar los intereses y luego fraccionar en las cuotas elegidas de 24 o 36 meses. La fracción restante queda “congelada” hasta el final del contrato, momento en el cual, por lo general, se le brindan tres opciones al usuario: devolver el auto como parte de pago para recibir uno nuevo, pagar el saldo pendiente ya sea al contado o con un nuevo financiamiento para adquirir el vehículo, y la última opción y a la vez la menos recomendable, que es la de devolver el auto para saldar la deuda pendiente.

Leasing, leaseback. Es básicamente un arrendamiento financiero al que solo pueden acceder las empresas y brinda beneficios contables como la adición del IGV a las cuotas mensuales para su uso como crédito fiscal. La propiedad del vehículo es de la entidad financiera hasta la cancelación completa del mismo, momento en el cual puede pasar a propiedad de la empresa luego del pago de un monto pactado inicialmente que usualmente es un valor representativo.

Fondos Colectivos. Es una alternativa que no compromete tu capacidad de endeudamiento a diferencia de una entidad financiera como un banco. Se reúne un grupo de participantes que forman un pozo común como ahorro durante un plazo determinado (12, 24, 36 y hasta 60 meses) y cada mes se realiza un sorteo para la adjudicación de un certificado por el monto al que inicialmente postuló (desde US$ 10,000 hasta US$ 70,000).

¿Soles o dólares? Muchos expertos recomiendan que el financiamiento sea en la misma moneda que uno percibe su sueldo para evitar los cambios bruscos del dólar y de esta forma evitar que nuestra liquidez mensual se vea afectada.

La cuota mensual. Es el monto mensual que contempla todas las variables. En esta se incluye por supuesto el saldo capital dividido en el tiempo, los intereses, portes, gastos y gravamen que el banco aplica en sus productos. Además, también incluye por defecto el seguro del bien que es contratado a un tercero, que es una entidad aseguradora. Por lo general, estos seguros suelen ser más costosos. Existe una alternativa en la que el cliente puede contratar su propio seguro para luego endosar el contrato al crédito. El monto de la cuota mensual dependerá de la cuota inicial que puedas pagar, del plazo que solicites y de los intereses que cobre el banco. En este último punto, debes tener en cuenta que es común que las entidades promocionen la TEA (Tasa Efectiva Anual) en sus comerciales. Sin embargo, el término al que debes prestar atención es a la TCEA (Tasa de Costo Efectivo Anual) ya que este incluye todos los costos adicionales como portes, seguro, etc.

Consulta primero con tu entidad. A menudo, las diferentes entidades financieras pueden tener en cuenta tu historial crediticio, cantidad de productos que tienes con ellos y hasta los años de aporte en el sistema financiero. Así, de esta forma podrías acceder a mejores tasas de interés u otros beneficios que a la larga aportan a un ahorro general.

CONCLUSIÓN
Hace una década, conseguir un crédito para adquirir un vehículo era un asunto complicado. Hoy, la aparición de mayores alternativas y la competencia que existe en el mercado ha simplificado muchísimo el camino. En resumen, si ya has decidido adquirir un vehículo evalúa primero qué tipo de préstamo se ajusta a tus necesidades y cuál puedes pagar sin problemas. Para eso, analiza fríamente tu presupuesto e incluye en este análisis gastos que tendrás que asumir, como el mantenimiento y el impuesto vehicular. Escoge la moneda que más te convenga, lo aconsejable es la moneda con la que recibes tus ingresos, y no olvides de considerar la TCEA (Tasa Costo Efectiva Anual) que te indica el interés que pagarás, comisiones bancarias y los gastos asociados al crédito vehicular. ¡Buena suerte!

¿Quieres saber más? Mira la entrevista en video con Víctor Zapata Mendoza, Gerente General de 'Plan Rentable'. Click AQUÍ.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°252
Septiembre 2018