Mercedes-Benz GLC 250 4Matic: la estrella sigue brillando

En los últimos años dos segmentos han tenido un crecimiento sostenido: el de los autos premium y el de los hatchback. Los primeros han desarrollado modelos de menor tamaño y costo comparado a los que tenían, sin perder el concepto propio de la categoría, como el diseño, alto nivel de equipamiento y performance, además del prestigio. A los segundos, debido a su aspecto deportivo se les buscó mayor maniobrabilidad, diseños compactos y musculosos. Mercedes-Benz ha logrado combinar ambos segmentos en un solo modelo, la GLC, que hemos probado por cortesía de Divemotor, representante de la marca en el país.

ESCRIBE: EDWIN DERTEANO
Mercedes-Benz ha introducido dentro de su hatchback una SUV, incrementando su altura libre al piso y otorgándole capacidad de transitar por malas pistas y hasta fuera de ellas, ya que cuenta con un paquete off-road que brinda hasta 5 programas de conducción todoterreno que permiten entre otras cosas superar pendientes, remolcar y hasta salir de un eventual atascamiento.
Manteniendo su tradición, en la ya característica máscara figura su emblema, una estrella de gran tamaño que permite distinguir la marca a distancia. El resto del auto es un hatchback de líneas aerodinámicas con tinte deportivo, con aros de aleación de 5 aspas y 18”, que se suman al diseño. En la parte frontal, acompañan la máscara, tomas de aire en la parte inferior y a los costados. La parte posterior es la típica de un hatchback y con remate aerodinámico.

Motor, suspensión y frenos
El motor es un 4 cilindros en línea, turboalimentado, de 1,991 cc, que produce una potencia de 211 hp a solo 5,500 rpm y un torque de 35.7 kg.m en forma plana de 1,200 a 4,000 rpm. El motor está conectado a una transmisión automática de 9 velocidades, que tiene 5 programas de conducción todoterreno y también 4 opciones de entrega de potencia y consumo: Eco, Confort, Sport y Sport +.
La suspensión es independiente en las 4 ruedas y le da al vehículo una buena altura libre sobre el piso, lo que le permite transitar sobre los rompemuelles del país, malas pistas y también fuera de ellas. En cuanto a los frenos, son de disco en las 4 ruedas y tienen todas las ayudas electrónicas, como ABS, EBD, control de tracción, etc.

mb-web4

Equipamiento
El equipamiento es obviamente propio de un auto premium. Detallar lo que tiene sería muy largo y ocuparía todo el espacio disponible para el artículo. Voy a comentar solamente los que llaman la atención, dado que la GCL 250 4Matic que probamos tiene todo lo que usted pueda imaginar.
Para empezar, cuenta con lunas y pestillos eléctricos, así como asientos de piloto y copiloto multirregulables y con memoria para tres personas, incluyendo el ajuste lumbar. También trae sunroof panorámico, control de presión en los neumáticos, molduras de madera de fresno en el tablero y sistema de sonido envolvente, marca Burmester, con 13 parlantes y amplificador de 9 canales de 590 vatios de potencia. Además, tiene sistema de estacionamiento automático, cámara de retroceso y sistema hands free tanto para el acceso y arranque del vehículo como para la apertura del portón posterior simplemente deslizando el pie por debajo del parachoques trasero.
En cuanto a la seguridad, la GLC cuenta con 7 airbags y un sistema de frenos con toda la electrónica posible, como el ABS, control de frenado, control de estabilidad, etc., además de frenado autónomo para prevenir impactos.

mb-web2

mb-web3

El manejo
El timón y asiento multirregulables permiten encontrar la posición ideal para el conductor; el asiento tipo butaca tiene una buena sujeción lateral que no compromete el confort. El motor turboalimentado de 200 hp y la caja de 9 velocidades, pueden ser seteados en 5 alternativas, desde la más económica hasta la Sport y la Sport +. En la primera, en la que se busca la economía, los cambios se hacen a bajas revoluciones, y en la última, la Sport +, la GCL 250 4Matic se convierte en un auto deportivo, con reacciones muy ágiles haciendo los cambios a altas revoluciones.
Todo esto da como resultado una aceleración de 0 a 100 km/h en 7.3 segundos y una velocidad máxima de 222 km/h: cifra bastante alta para una SUV. Este nivel de desempeño, a pesar de la mayor altura del vehículo, se produce con gran seguridad y mucho control sobre la SUV, que obedece dócilmente a las órdenes del conductor tanto en dirección como en frenado.

mb-web6

mb-web1

Conclusión
Mercedes-Benz ha logrado combinar con elegancia, buen gusto y buen desempeño, lo mejor de una SUV con lo mejor de un hatchback, obteniendo un vehículo vistoso, dócil, rápido, capaz de transitar ágilmente en buenas o malas pistas, e incluso fuera de ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s