SUZUKI SX4 S-CROSS: MEDIO MEDIANO

Suzuki es una marca que puede hacer buenas camionetas 4×4 y buenos City Cars a un precio accesible. En un lugar intermedio están las todocamino/crossover, que también han recibido atención del fabricante japonés. Así, hace unos años Suzuki introdujo el SX4 que tenía variante sedán y hatchback, este último con opción AWD y detalles de una SUV. Para su segunda generación acentuó el tema y cambió el nombre a S-Cross. Este modelo revisado ya se ofrece en nuestro mercado.
Escribe: Juan Carlos De La Fuente

El frontal es lo que más cambia en la revisión de media generación del SX4 S-Cross, con una prominente parrilla cromada con dientes verticales que, junto a las molduras de plástico negro en el parachoques y las formas alzadas del capó, lo hacen ver más camioneta. La parte lateral y la parte posterior han cambiado menos, conservando la misma forma en general salvo que ahora los faros emplean diodos LED y la parte inferior cuenta con molduras negras además de un acabado que asemeja un patín metálico.

suzuki-1
Un cambio importante es la altura libre al suelo, que ahora es de 18 cm frente a los 16.5 de la versión pasada y lleva neumáticos 215/55 con aros de 17 pulgadas. Es más alto de lo que a simple vista se ve, pero a pesar de ello, no está pensado para recorrer terrenos muy complicados ya que la parte baja central tiende a rozar.
Otro aspecto que llama la atención es el espacio que tiene la maletera: 430 litros sin abatir los asientos lo colocan por encima de muchos crossovers e incluso algunas SUV y es una ventaja que la SX4 S-Cross le debe a sus 4.30 metros de largo que lo ubican entre la reciente Chevrolet Tracker (4.25) y la Nissan Qashqai (4.37 m), por ejemplo.
En el interior no hay cambios mayores, con un estilo clásico y sobrio. Lo único que salta a la vista es la pantalla táctil que creció aunque, por cierto, de noche desentona el color amarillo de las botoneras del radio respecto de todo el resto que es blanco y rojo. Por lo demás, se mantienen las formas. Hay mucho plástico duro en el habitáculo y solo la parte más visible del tablero es de un tacto más acolchado. El contorno que aloja el sistema multimedia es tipo piano black (plástico negro brillante) y algunos detalles alusivos a aluminio pulido que ayudan a tener un ambiente agradable.
A destacar es la facilidad de ingresar a la S-Cross, sobre todo, en los asientos delanteros que, pese a la buena altura que tienen, no son tan altos como en una SUV. Una vez que encuentras tu posición de manejo, la visibilidad es buena en todas las direcciones, pero si tienes ocupantes adultos en la plaza trasera, quizás tengas que guiarte más de los espejos laterales que del interno.

suzuki-4
La versión que probamos es la más equipada, obviamente la más cara, y cuenta con una generosa lista que incluye techo panorámico que se abre hasta atrás (esta opción resta espacio para la cabeza en la butaca de atrás), asientos forrados en cuero de calidad aceptable para el segmento, espejo electro-crómico que evita ese fastidioso destello de luz del auto de atrás, control crucero que te ayuda a ir relajado en carretera, faros LED tanto para las luces diurnas como para la iluminación de noche y son muy buenas, Smart Key que te permite acceder al auto y encenderlo con solo tener el comando en el bolsillo, entre muchas otras más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Manejando el sx4 S-Cross
Todas las variantes de la SX4 S-Cross cuentan con un motor a gasolina de 1.6 litros normalmente aspirado que genera 118 hp de potencia a 6,000 rpm y un par motor de 15.9 kg.m a 4,400 rpm que, en papeles, debería ser más que suficiente para mover este auto ligero.
Nuestra unidad llevaba de serie la caja automática CVT de 6 velocidades. En realidad esta caja, continuamente variable, simula hacer los cambios y lo hace de forma muy suave. La caja manual solo está disponible en las versiones GA y GL, pero no en la GLX, y el sistema de tracción total AllGrip recae solo en las versiones GL y GLX.
Al conocer sus datos técnicos, tenía mis dudas acerca de si ese motor sería adecuado para el conjunto. Por un lado, una potencia ajustada para un vehículo con tracción total, pero por otro, el bajo peso podría compensarlo.
Tienes tres opciones de marcha que se pueden elegir mediante un selector en forma de perilla situado justo después de la palanca de cambios. Automático es el modo que aparece por defecto al encender el auto y transmite toda la fuerza hacia el eje delantero hasta que el sistema detecte que falta adherencia, con lo que envía parte del torque hacia las ruedas posteriores mediante un acople de embrague multidisco. Sport, que lo hace más sensible al momento de pisar el acelerador y prepara el reparto de fuerza entre ambos ejes para mejorar el comportamiento en curvas. El modo Snow, que es útil cuando necesitas más tracción, optimiza la distribución en superficies resbaladizas. A todo esto se le suma un botón Lock, disponible solo para el modo Snow y que sirve para bloquear el reparto de la fuerza al 50% entre ambos ejes.
A algunos la caja les parecerá cómoda, ya que realiza el paso de una marcha a otra de forma suave. A otros, no tanto porque se toma su tiempo para subir de marchas, lo que conlleva a ir subiendo de revoluciones progresivamente al motor, que genera un ruido un poco ronco que se filtra mucho en la cabina, sobre todo cuando requieres de más potencia y ahí también te das cuenta de que se queda un poco corto. Sin embargo, el ruido de rodadura y del exterior sí están muy bien aislados y definitivamente la altura que tiene ayuda mucho en nuestras pistas al momento de pasar por algún hueco, rompemuelle o alguna obra aún no terminada.
A pesar de andar en casi toda la prueba con el modo Sport, que ayuda a vigorizar un poco el auto, el consumo que nos arrojó en ciudad fue muy bueno dadas las condiciones de tráfico que hay en Lima. La computadora marcaba 9.4 litros cada 100 km, que son unos 40 kilómetros por galón.

¿Buena opción o no?
La SX4 S-Cross tiene una marcada ventaja frente a sus competidores por el espacio interior que tiene. Pero a pesar de que el diseño ayuda mucho a tener una apariencia más SUV, su nombre la hace estar a la sombra de su hermana New Vitara, que tiene más altura sobre el piso, prácticamente el mismo equipamiento, precios bastante similares y diseño y mecánica recientemente renovados, aunque su espacio de carga es menor: 375 litros.
La SX4 S-Cross empieza con la GA 2WD a US$ 17,490 pero solo ofrece 2 airbags, tracción delantera, caja manual y restringe mucho equipamiento. La GLX 4WD AT tope de gama, que probamos, termina en US$ 24,990. Un monto que se encuentra a inicios de un segmento superior, aunque no tendrá el equipamiento que ofrece la SX4 S-Cross.
A su favor tiene el hecho de ser un modelo poco común, de baja siniestralidad, buen espacio de carga y que ofrece un equipamiento abundante. Quizá sean los argumentos perfectos para más de un usuario o una familia que busque una crossover de uso diario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s