Renault Twizy Z.E.: ELÉCTRICO

Quizá no es tan sabido que Renault, la marca francesa parte de la alianza Nissan-Renault, es uno de los líderes mundiales en la venta de vehículos completamente eléctricos. Seguramente le ayuda el no intentar sacar autos exóticos o de ciencia ficción con exorbitantes precios, sino que se da a la importante tarea de hacer vehículos que funcionen ahora, resuelvan necesidades y que estén al alcance de amplios grupos de compradores.
Escribe: Roberto Roig

El representante local de Renault ha traído al Perú varios vehículos eléctricos Twizy. Los Twizy son subcompactos de cuatro ruedas. Si son o no autos depende de las calificaciones de cada país. El propio Renault lo llama cuadriciclo eléctrico y lo incluye en sus listas de ventas con un asterisco, a diferencia de su hatchback Zoe o su furgón Kangoo, los otros miembros de la familia ZE (Cero emisiones) que son vehículos estandarizados salvo por su propulsión eléctrica. En varios países no se requiere licencia de conducir o basta una de moto para manejarlo. En todo caso nuestro vehículo de prueba vino con placas de exhibición y Soat como todo un autito.

twizy-automas-6
Como decíamos, Maquinarias S.A., el representante local de la marca francesa, ha traído en plan de exhibición varios Twizy para destacar el avance tecnológico y el respeto al medio ambiente que están formando parte cada vez más importante de la identidad de Renault (y también de su socio mundial Nissan). Aprovechando esta ocasión probamos el Twizy para tener una mejor idea de la performance y utilidad de un vehículo eléctrico que pese a su sencillez es capaz de resolver problemas de movilidad sin gastar combustible ni emitir gases contaminantes. Aquí les contamos nuestras impresiones.
El Twizy es un subcompacto biplaza. En este caso, dadas las compactas dimensiones del vehículo, solo 2.40 m de largo por 1.19 m de ancho, el asiento del pasajero esta detrás y no al lado del piloto. Las puertas se abren hacia arriba al mejor estilo alas de gaviota. La idea en este caso es ahorrar más espacio y poder estacionar en lugares muy estrechos. El acceso y la comodidad de los asientos es mayor de la que se podría esperar, sobre todo cuando se ve que el asiento posterior es más un lugar que un objeto reconocible. En todo caso hay que sentarse bajo y con las piernas algo abiertas.
Las puertas no tienen manijas exteriores, pero dado que las ventanas no tienen vidrios pues no hay problema en abrirlas usando las manijas interiores. La falta de vidrios y manijas son solo algunas cosas que el pequeño, ligero y austero Twizy ha dejado de lado. Tampoco hay un espejo retrovisor por ejemplo. Lo que si tiene es airbag para el conductor. El cinturón de seguridad es de 4 puntos, precaución que tiene la función de sostener el cuerpo dentro de la cabina en caso de colisión. La cabina por cierto está defendida por una estructura tubular protectora.


Sentado al volante se observa también la máxima sencillez en controles y accesorios. El motor se arranca con la llave (gran novedad), y cuando se enciende en el tablero la señal “go” se oprime el botón D para iniciar la marcha. Solo hay una posición hacia adelante y otra hacia atrás (R), no hay cambios. No hay que olvidar retirar el freno de mano que para ser accionado requiere que se aprete el pedal del freno. De estos me enteré después de casi romperme la mano tratando de desengancharlo. Los espejos laterales se ajustan manualmente.
La marcha empieza con el mayor silencio, como es propio de los vehículos eléctricos, pero al ir ganando velocidad se escucha un zumbido. Esto, unido al ruido aerodinámico y de rodadura, hace que el viaje esté acompañado por una “sinfonía” propia. Sin embargo, la novedad y el manejo divertido hacen que esto pase desapercibido y hasta sea parte del atractivo. Quizá sea diferente si se maneja todos los días.
El Twizy funciona con un motor eléctrico que genera 17 hp. Con este pequeño propulsor se puede alcanzar hasta 80 km/h, aunque no es muy recomendable andar a esa velocidad por seguridad y por una descarga más rápida de la batería. Esta batería, dicho sea de paso, es de ion-litio. Está ubicada debajo del asiento delantero y aporta 100 kg de los 470 que pesa el vehículo. Estas baterías ofrecen una autonomía de hasta 100 km por carga bajo condiciones óptimas y con manejo cuidadoso. Hay un indicador en el tablero que advierte el nivel de carga de la batería en todo momento. Lo bueno es que se recarga mediante un enchufe de la red doméstica y que la carga significa sólo unos 4 soles más en la cuenta de electricidad, según nos informaron.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya en movimiento nos percatamos que el Twizy no tiene dirección asistida ni asistencia de frenado. Hay que operar el volante y los pedales con la debida energía para andar seguro. Realmente luego de unos minutos uno se acostumbra y regula el esfuerzo necesario para mover el timón y apretar pedales. La falta de ventanas invita a precaverse de lluvias y frío como si se anduviera en moto.
Siendo un vehículo llamativo, novedoso y “simpático”, el Twizy llamaba la atención por donde fuera y peatones y conductores nos pasaban la voz y tocaban la bocina en saludo. Eso facilitaba también andar por el tránsito limeño, incluyendo algunas tumultuosas avenidas ya que nos cedían el paso. El auto responde adecuadamente para un manejo seguro pero es más tranquilo operarlo en urbanizaciones suburbanas o de playa donde no tenga que lidiar con el tránsito. Sería agradable tenerlo para ir al trabajo, estudio, compras sin prácticamente gastar en combustible.
La representación local todavía no ofrecerá en venta el Twizy ni los otros autos eléctricos de la gama. Obviamente se pueden usar, pero antes habría que solucionar problemas legales, tributarios, de disponibilidad de estaciones de recarga y de servicio técnico adecuado y suficiente. El precio en Europa es de unos 8,000 euros. Puesto en Perú costaría, con el esquema tributario actual, casi el doble. Además, Renault no incluye la batería en la venta ya que esta la alquila por 50 euros mensuales.
Así que fue agradable tener una experiencia de primera mano con un popular vehículo eléctrico. Ya es tiempo que nos vayamos adecuando a esta tecnología que seguramente será la que impere en un no tan lejano futuro.

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-11-58-04-a-m

Publicado originalmente en Automás Nº 234 – Noviembre 2016. Síguenos también en FB.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s