MAHINDRA XUV 500 W8 AWD: Nueva imagen

Mahindra siempre se caracterizó por ser una marca que ofrece modelos rudos y fuertes que no destacaban mucho en diseño ni comodidades. Para cambiar esta impresión, en el 2011 la marca hindú presentó la XUV 500, que viene a ser su SUV premium, con un diseño agradable para una SUV más moderna, económica y equipada que puede seguir siendo ruda cuando se da la ocasión.

Escribe: Juan Carlos De La Fuente

mahindra-xuv-500-3

En esta oportunidad probamos la versión más equipada de la XUV 500. De momento está disponible en dos opciones: la de entrada, con tracción delantera y acabado W6; y la tope de gama, una AWD, que ofrece reparto de par automático y la opción de bloqueo total cuando lo necesite, con equipamiento W8. Esta última fue la que probamos.
Aunque Mahindra adquirió en el 2015 la casa de diseño Pininfarina, el diseño de la XUV 500 es de su centro de diseño propio. El exterior impresiona por su diseño frontal, donde vemos una parrilla con rasgos agresivos y faros bifocales con tecnología LED. A los costados, lo que más llama la atención son los pasos de rueda bien marcados y sobredimensionados, especialmente los posteriores, que incluso le ganan terreno a las lunas traseras y, además, tiene un despeje libre al suelo considerable (20 cm), con esto logra una imagen de gran robustez. Otro elemento que llama la atención son las manijas, que están dispuestas de manera vertical y son de fácil accionar. En la parte posterior vemos unos faros grandes que de noche generan una iluminación llamativa. La tercera luz de freno se encuentra entre un alerón discreto y en la parte baja se aprecia la doble salida cromada de forma ovalada.

mahindra-xuv-500-2
En la cabina apreciamos un ambiente agradable. El tapiz de cuero aporta bastante a la cabina, que muestra un diseño limpio y ordenado con los botones necesarios. El puesto de manejo se beneficia de una butaca de buena sujeción y confortable para una persona promedio. Eso sí, te hará sentir que estás en un vehículo grande, ya que la sensación de altura es notoria y puedes alcanzar a ver dónde acaba el frontal. Los plásticos interiores son de calidad aceptable y se sienten bien al tacto, gran mejoría sobre modelos anteriores de la marca. El tiempo y las vibraciones ocasionadas por nuestras pistas dirán si llegan a generar ruidos molestos en el futuro.
En el cuadro de instrumentos se ven dos relojes peculiares de aire futurista. Contienen información abundante y son fáciles de leer. En el centro, el diseño es ordenado y agradable a la vista, habrá quienes gusten del color de iluminación, que va entre un celeste o turquesa y que cubre cada botón de la cabina, incluyendo un detalle en forma de U en el techo. Además, la XUV500 ofrece equipamiento como climatizador, controles en el volante para el radio y el control de crucero, sensor de luces y de lluvia, sensores de proximidad con cámara trasera de ayuda al estacionamiento, asistencia de arranque en pendientes, sistema Start & Stop, ESP con sistema antivuelco, control de presión de neumáticos y una pantalla táctil de 7” con lector de DVD, navegador y comando de voz para radio que funciona muy bien. En la versión W6 4×2, la pantalla es de 6”.
Hay muchos lugares para guardar objetos, como guanteras (opcionalmente refrigeradas), posavasos y espacios diversos. Además, tenemos una iluminación azulada que relaja el ambiente para los viajes de noche. Cuenta con un espejo adicional panorámico con el que se puede observar toda la parte trasera. El interior es muy espacioso, sobre todo en las plazas traseras e incluso la tercera fila no tendría problemas de espacio y visibilidad. El habitáculo llega a ser placentero, hay buenos detalles de calidad y buen gusto por todo lado.

mahindra-xuv-500-6
El motor es un diésel de fabricación propia denominado mHawk de 2.2 litros, 140 hp y 33.7 kg.m que se combina con una caja de cambios manual de 6 velocidades. Empezamos a andar en la camioneta y pareciera que manejas algo enorme, y decimos “parece” porque tampoco es un buque con 4.58 metros de largo, pero la sensación de holgura es la de un vehículo grande. Decidimos poner a prueba un poco el comportamiento del auto y en verdad que sorprende. Absorbe muy bien las irregularidades de nuestras pistas y no las lleva al interior de la cabina. Los ruidos externos son bien aislados y la rodadura tampoco se filtra. Esto último se debe a que usa neumáticos más para pista que para off-road.
Al tomar las curvas, con cierta prudencia, notamos que se deja llevar muy bien, pese al tamaño y peso que tiene. Si forzamos un poco más allá la cosa y dadas las dimensiones, es lógico que la física entre a avisarte que estás en una SUV alta y no en un deportivo. Sin embargo, dentro del uso normal es una camioneta muy estable, segura y confortable.
Para los 1,860 kilogramos de masa que tiene la camioneta, el motor es bastante elástico desde las 1,900 rpm, cosa que debe agradecer bastante al empleo del turbo de geometría variable que hace posible la disponibilidad del par (torque) máximo entre las 1,600 a 2,800 rpm. Un poco perezoso en la primera marcha; sin embargo, es más que suficiente para moverse en ciudad y adelantar en carretera. Las cifras del fabricante indican que alcanza los 100 km/h en 12.5 y llega a una máxima de 178 km/h. En cuanto a consumo, pues sugiere un consumo medio de 15.5 km/l, algo de 58 km/gl. Y la cosa va por ahí, nos sorprendió lo económica que puede ser. En carretera, el registro que obtuvimos fue de unos 16 km/l y en ciudad la computadora arrojó 9.3 km/l (60 y 35 km/gl respectivamente).


Las condiciones fueron normales, un manejo prudente y en la ciudad ayuda bastante el sistema Star & Stop, que apaga el motor del auto, por ejemplo, en los semáforos y basta con empezar a accionar el pedal de embrague para que vuelva a encender. Pero hay que esperar cierto tiempo para ingresar la primera marcha porque, de lo contrario, se cancela el encendido y ahí, en el tráfico, donde un segundo es penalizado con miles de bocinas, no será fácil encenderlo otra vez. Solo encenderá si es que realizas el recorrido completo del pedal de embrague y, una vez que estés ahí, espera el segundo que tarda en encender. Hay opción de desconectar el sistema si llega a hacerse engorroso por momentos.
En cuanto al precio, $ 22,990 para la versión de entrada es muy razonable para todo lo que ofrece y los $ 24,990 del tope de gama con doble tracción siguen siendo atractivos. Ambos disponibles con caja manual de 6 velocidades, seis opciones de color y una garantía de 3 años o 100,000 km.
En conclusión, la Mahindra XUV500 es una camioneta mediana que te asegura un buen grado de equipamiento, diseño fuera de lo común y agradable, con muchos detalles propios de autos más caros, un andar confortable y con capacidad off-road que promete.
La XUV 500 es agradable a la vista, económica, tiene un buen precio, es de andar cómodo y es robusta. Da un gran salto para competir con buenos argumentos en una categoría muy peleada.

captura-de-pantalla-2016-11-09-a-las-5-33-36-p-m

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s