VOLKSWAGEN POLO SEDÁN 2016: Conocer el Polo

El compacto Polo es uno de los modelos tradicionales de Volkswagen. Es originalmente un 5 puertas, pero desde el 2010 ofrece también la carrocería sedán, la cual ha sido bien adaptada a partir del original. Nosotros probamos precisamente el 1.6 Polo sedán Confortline para nuestros lectores.

Escribe: Tito Maruy

E l Polo nace en 1975 y esta es la quinta generación del modelo visto como el hermano menor del exitoso Golf. En el año 2010 se integra a la oferta la versión sedán. Entonces, ¿los diseñadores agarraron un Polo hatchback y le empotraron la maletera? No, no es tan fácil. Primero, hay que rediseñar todo el conjunto para que no genere un desequilibrio estructural y dinámico. El aumento de volumen conlleva aumento de peso y con esto el impacto en los puntos de torsión y de deformación, así como la suspensión, se deben rediseñar.

volkswagen-polo-seda-automas-2
Luego está el plano estético. ¿Cómo inserto algo que no estaba en el diseño original sin que se vea postizo? Este tema lo ha resuelto bien el departamento de desarrollo y diseño de la casa de Wolfburg. Si analizamos, encontramos que las dimensiones no cuadran con el hatchback. No solo es el largo de la maletera, que le agrega 41 centímetros al total, sino que es más ancho, más bajo y ha crecido entre ejes, llegando las medidas 4.39 m de largo, 1.70 de ancho, 1.47 de alto y una distancia entre ejes de 2.53. Es como un Toyota Yaris y más grande que un Hyundai Accent o un Kia Rio, sus competidores en el segmento.
La estética es agradable. La prolongación de la curva de caída del techo hacia la maletera logra un buen equilibrio visual, las formas fluyen sin cortarse hasta cerrarse en la maletera, misma donde la línea de cintura, que se prolonga hasta llegar al faro posterior, sube por el guardafangos y se funde con el borde de fuga de la tapa de la maletera en un acertado final. El diseño original se mantiene con pequeños cambios estéticos, la máscara es más ancha, mantiene las 3 persianas, pero ahora con un filete cromado en cada una de ellas, la funda del parachoques delantero a la altura de la máscara se angosta, el mascarón inferior se alarga, se vuelve más lineal con bordes rectos y sin neblineros. El conjunto se ve menos agresivo en comparación al hatchback y eso es lo que se quiere: un sedán más convencional llega a más consumidores finales, ampliando el espectro, cubriendo por ahí una demanda no satisfecha.

volkswagen-polo-seda-automas-5
En el interior los cambios casi no existen, sobrio sin excesos, quizás le falta algo de color en ese mundo monócromo, un pespunte, un detalle, algo que le dé luz al interior. No digo que sea lúgubre, solo que le falta ese toque de color para que no se perciba tan plano. La pantalla táctil del equipo de sonido es pequeña como para que le dé ese brillo. La calidad de los materiales a la vista y al tacto son promedio. Me gusta el diseño del tablero en general, sin muchos recovecos, simple y efectivo. Los instrumentos en disposición tradicional, dos esferas grandes con una pantalla multiinformación al centro, con detalles de la velocidad, consumo de combustible, autonomía, kilometraje total y parcial, temperatura del motor y del ambiente, promedio de velocidad y consumo. Bastante información.
Igual tiene usted el velocímetro tradicional en la esfera grande de la derecha y el tacómetro a la izquierda. Al centro del tablero, el equipo de sonido con pantalla táctil de 5”, radio, CD, SD,USB, Aux, MP3 y conectividad Bluetooth. Más abajo, los controles del A/C. Timón con regulación de altura y profundidad, mas no trae los controles del equipo de sonido ni botón para contestar el teléfono. Hay que hacerlo desde la pantalla y eso distrae un poco. Quizás cuando se comercialice otra versión diferente a la Confortline los tendremos, lo mismo con la regulación de los espejos retrovisores exteriores, que tienen comando manual desde el interior, pero tienen los direccionales incorporados, estética vs comodidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El espacio interior está bien administrado, amplio para el conductor y copiloto, suficiente para los pasajeros, nada sobra, pero nada falta, está en un equilibrio exacto. Con buena disposición, 5 adultos se acomodan para ir por la ciudad. Si es hasta Tacna, al del centro será mejor enviarlo en bus, la banqueta posterior está preformada para 2 pasajeros, quedando entre ambos un cojín elevado.
El motor de 1,600 cc de 105 hp y 15.6 kgm de torque le queda justito. Para aprovechar este motor hay que llevarlo arriba de las 2,800 rpm y eso no siempre es posible. La salida desde cero es pesada, pero a partir del rango indicado se vuelve más agradable, inclusive con 5 personas en el interior. La caja de cambios manual de 5 marchas está bien relacionada para administrar la potencia existente. La selectora de la caja es muy buena, el paso de los cambios es muy preciso, no como algunas otras en las que se siente esponjoso. Este es directo y de corto recorrido.
En carretera va muy estable, pero la recuperación no es su fuerte, para pasar a otro auto es recomendable siempre bajar un cambio y buscar que se encuentre sobre las 2,800 rpm. La insonorización deja pasar ruido del motor a la cabina, lo mismo el sonido del viento a velocidad. Hay que trabajar más en esto. No es que sea insoportable, pero sí interfiere con tu comodidad más de la cuenta. La dureza de la dirección es correcta en cualquier velocidad, el radio de giro también, permitiendo pocas maniobras para estacionar en paralelo o doblar en U, la amortiguación es suave, inclinada a la comodidad más que a la performance. Los frenos son cosa aparte, muy buenos. De discos ventilados adelante y tambores atrás, son lo suficientemente efectivos para detener los 1,100 kilos del sedán sin hacerse problemas o cansarse si los maltratas un poco.

volkswagen-polo-seda-automas-1
Logramos consumos promedio de 45 kilómetros por galón en un recorrido combinado entre ciudad y carretera con el A/C encendido, rendimiento que no es malo, recordando siempre que son el conductor y sus buenos o malos hábitos al conducir los que hacen que los promedios de consumo de combustible suban o bajen.
Con un precio por debajo de los US$ 16,000 no es de los más baratos del segmento. Vaya, pruebe y decida si el Polo Sedán es “DAS AUTO” ( “el auto”, en alemán), como dice la publicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s