HYUNDAI VELOSTER TURBO 1.6: Extra punche

Cuando Hyundai lanzó el Veloster en el 2011, el concepto de un hatchback – cupé de 3 puertas, con 2 de ellas en el lado del copiloto, era (y es) innovador a todas luces. De líneas originales, era el llamado a sacar la cara por la marca en el segmento de compactos deportivos. Pero no voy a mentirles, con un motor de 1.6 litros y de 127 hp, la impresión fue que Hyundai podía ofrecer algo más. ¿Un deportivo de solo 127 hp? Al menos que le pongan un turbo, pensaba todo el mundo.

Escribe: Tito Maruy

En el 2012 la marca presentó la versión turbo, con lo cual la potencia acompañaba al espíritu deportivo que el conjunto mostraba. Por fin llegó a nuestro mercado y lo probamos.
El Veloster Turbo mantiene sus líneas características desde la introducción, con algunos pequeños cambios estéticos que le caen bien. La nueva máscara hexagonal limpia le viene mejor y le otorga un aire mucho más agresivo. Los faros delanteros traen un LED diurno en la parte baja y los neblineros son circulares. La funda de parachoques trae unos canards laterales no solo para canalizar el flujo de aire hacia los laterales, sino para crear presión vertical y aumentar la adherencia en el tren delantero. Un pequeño labio o splitter bajo la máscara colabora en este sentido. Hacia los laterales y la parte trasera el conjunto se mantiene igual con respecto al original, salvo que los escapes ahora tienen salidas circulares al centro del parachoques, dividiendo el difusor de cola. Todos estos detalles nos hablan de una revisión en el túnel de viento para optimizar una bien elaborada carrocería.
El interior tampoco ha cambiado mucho. Buena calidad a la vista y al tacto. Un tablero de cóncavos y convexos que hace juego con las formas de la carrocería, teniendo como eje la consola central en ‘V’, que enmarca la pantalla táctil de 7” del equipo de audio y los comandos del A/C, que al seleccionar el retroceso se convierte en cámara. El tablero de instrumentos es de doble deck; en el superior, una pequeña hilera de testigos de luces o direccionales; abajo, de doble círculo con pantalla multifunción central. Cuero y tela combinados en los asientos, con un bordado en el soporte lateral externo con la palabra ‘turbo’, como para que no queden dudas.

veloster-web-2
La posición de conducción es netamente deportiva: banqueta baja, respaldo con amplios paneles de soporte lateral, regulaciones eléctricas en el lado del piloto, así como regulación clásica de altura y profundidad. El espacio es suficiente para el conductor; no podría decir lo mismo para los pasajeros, pero, vamos, como siempre digo, si compras un deportivo no es para ir con la ‘portátil’ para todos lados, para eso Hyundai tiene unas buenas SUV.
Donde sí hay novedades es en la planta motriz, denominada G4FJ, de la misma familia Gamma del modelo aspirado. Encontramos un 1.6 litros de 16 válvulas GDI (inyección directa de gasolina) con Dual CVVT, turbo ‘Twin Scroll’ e intercooler frontal. Acá hay cosas interesantes y merecen una explicación. Con la inyección directa, el combustible ingresa directamente a la cámara de combustión, eliminando pérdidas, mejorando la eficiencia y el rendimiento en comparación con la más tradicional mezcla en un colector de admisión. La avanzada electrónica moderna permite controlar en forma precisa la cantidad exacta de combustible que el motor necesita en cada movimiento o ciclo. Con el doble CVVT (Continuous Variable Valve Timming) se consigue, utilizando la presión de aceite, cambiar la posición de los ejes de levas con respecto a la posición de las válvulas, con lo que se genera un aumento en la performance del motor y mejores niveles de emisiones no contaminantes. Turbo Twin Scroll se refiere al sistema donde la turbina o impeler –en vez de recibir el flujo de gases del escape de todos los cilindros por un único conducto– se separa en dos, en este caso cada 2 cilindros. Esto permite aprovechar mejor la inercia, ya que disminuye la pérdida de presión cuando los cilindros se encuentran en ciclo de admisión y la válvula de escape no se encuentra cerrada del todo. El intercooler es un enfriador del aire que va a la admisión; a menor temperatura mayor será el volumen de aire que ingresa y mejor será la relación estequiométrica aire/gasolina, que es de 14 partes a 1. Bueno, toda esta cháchara técnica es para explicar los 201 hp que eroga este pequeño 1.6 litros de cilindrada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Si bien es cierto, está diseñado para andar en la calle, pensamos que el mejor escenario de prueba sería un lugar donde pudiéramos exigirle al máximo en forma segura; y qué mejor que hacerlo en el autódromo La Chutana, junto al mejor asesor que uno puede pedir: Ramón Ferreyros. El expiloto mundialista, múltiple campeón de automovilismo y, para este modesto redactor, aún el mejor piloto de rally que hemos tenido, se encargó de interiorizarnos en las novedades, prestaciones y bondades del Veloster Turbo. Las primeras vueltas sirvieron para descubrir que todo lo que nos decía Ramón era verdad. Los 27 kg.m de torque que obtienes desde las 1,500 hasta las 4,500 rpm permiten una aceleración muy pareja, con un ‘lag’ mínimo, lo que lo hace muy agradable para conducir. Uno puede venir en cuarta, frenar, reducir la velocidad al mínimo y volver a acelerar sin necesidad de bajar un cambio. Ahora, se disfruta más cuando llegas hasta las 6,000 rpm entre cambios; la dureza de los amortiguadores y los reglajes de la suspensión hacen que se sienta muy firme doblando a velocidad y, a pesar de no tener un diferencial autoblocante, la pérdida de potencia por patinaje de una de las ruedas es mínima o inexistente. Cuando uno se excede en la velocidad de ingreso a una curva y comienza a subvirar, basta con levantar una fracción de segundo el acelerador para retomar el control y volver a acelerar. La cola tiende a acomodarse hacia el exterior de la curva y guía la trompa hacia el interior. La aceleración es buena, no sé si llega a los 7 segundos de 0 a 100 km/h como dicen, pero de que acelera, acelera. Los 180 km/h y monedas al final de la recta de 800 metros del autódromo nos hablan de un auto bastante rápido para sus casi 1,250 kg de peso. La maniobrabilidad es buena. Ayudan mucho los aros de 18” con neumáticos de perfil ultra bajo.Los frenos son renglón aparte, con discos ventilados adelante y sólidos atrás, no se hacen problemas para detener al Veloster y no presentaron fatiga en las vueltas que le dimos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además de divertido es seguro, con 6 airbags, ABS, control de estabilidad ESP, gestión de estabilidad VSM, asistente de frenado BAS, carrocería con postes de acero reforzado, cabeceras activas en caso de colisión.
Smart Key, arranque por botón, equipo de audio radio AM/FM, CD, MP3, USB, Aux, conectividad Bluetooth, Sun Roof panorámico y espejos retrovisores con direccionales incorporados son algunos de los accesorios que trae de serie.
Concluimos que la mejora es notable con este motor. Ya la apariencia conversa con las prestaciones. No es un vehículo para la mayoría de consumidores finales; por el contrario, es exclusivo de un sector muy definido, pero si le digo que Ramón Ferreyros utiliza uno para el día a día, debe ser por algo.
Por poco menos de US$ 27,000 tiene un precio atractivo para lo que ofrece.
Vaya, pruebe y decida…

Mira el video de este Road Test a continuación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s