Miami Nice: Porsche 911 Carrera S Cabriolet

El Porsche 911 es uno de los autos más reconocibles y admirados en la industria automotriz mundial. A un diseño icónico agrega las más altas dosis de performance y cada vez más comodidades, seguridad y facilidad de manejo para sus propietarios. La actual generación del 911 es la 991, que hace unos meses recibió una muy importante revisión que entregó nuevos motores a toda la gama.

porsche8
Escribe: Roberto Roig

El Porsche 911 fue introducido en 1953 y desde entonces ha estado en constante desarrollo, siempre como un deportivo compacto de alta performance. Hasta la actualidad mantiene características del original como el motor bóxer ubicado atrás y la tracción posterior (ahora con opción AWD). El enfriamiento por aire que usaron las primeras generaciones fue cambiado en 1998. Luego se introdujeron variantes al cupé básico, que se denominan Turbo, Targa, S y Carrera 4, nombres que describen o destacan algún atributo característico de cada modelo. El 4 es tracción en las 4 ruedas, el Targa tiene carrocería targa (semiconvertible) y el Turbo… pues ya lo adivinaron.
Sin embargo, la exclusividad de la variante Turbo en cuanto a disponer de un motor con sobrealimentación terminó precisamente con la más reciente revisión a la gama que Porsche denomina 991-II. Los cambios fueron varios, pero el decisivo fue el estreno de una nueva generación de motores con turbocompresor para todas las variantes del 911. Es un gran ejemplo del downsizing que varias marcas –con particular entusiasmo las de lujo– están adoptando y que consiste en usar motores de menor cilindrada, pero más potentes y rendidores gracias a sofisticados sistema de sobrealimentación con turbo.
Por lo que se ve, Porsche ha conseguido ese objetivo magníficamente. En la versión anterior, el modelo básico usaba un motor de 3.6 litros y desarrollaba 350 hp. El Carrera S montaba un 3.8 litros de 400 hp. Los nuevos usan ambos motores de 3.0 litros; el Carrera alcanza 370 hp; y el S, 420 hp. Menos cilindrada y más potencia.
En el Perú ya están a la venta casi todas las variantes de esta generación del 911, incluyendo el Carrera (US$ 109,900), el Carrera S (US$ 128,600), Carrera 4 (US$ 119,000) y al Turbo (US$ 196,000) y Turbo S (US$ 232,000). Nos olvidábamos de decir que los 911 no son baratos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestro encuentro con esta versión más reciente del 911 fue a través del mismo programa de pruebas que nos llevó a conocer y manejar el Macan GTS (Automás 230). Los representantes de Porsche Latinoamérica invitan a algunos periodistas especializados a Miami y les entregan el vehículo para que lo usen libremente en la ciudad y alrededores y tengan un buen feeling del manejo. Este tipo de prueba no permite por cierto poner a prueba la velocidad final ni ver cómo toma las curvas exigido al máximo, pero ¿quién se queja? Igual el 911 es mucho más que un auto veloz.
Los 911 pueden tener carrocería cupé, convertible (Cabriolet) o semiconvertible targa (Targa). Precisamente, nuestro auto fue un Cabriolet S que puesto en el Perú tiene un precio base de US$ 128,600.
Quienes leyeron nuestro artículo sobre el Macan GTS saben que el amor a primera vista se inició cuando fuimos a retirarlo del estacionamiento del aeropuerto donde lo habían dejado a nuestra disposición los organizadores. La impactante SUV en su versión más deportiva despierta una atracción palpable. Esta vez el coche vino a nosotros y un amable miembro de la división de prensa y comunicaciones de Porsche Latinoamérica lo llevó a nuestro céntrico hotel en Miami. Si conocen Miami y sus zonas más elegantes y turísticas, sabrán que no hay escasez de vehículos de lujo. Ferraris, Lamborghinis, Teslas, Rolls-Royce y similares circulan como si nada y son una vista frecuente.
Sin embargo, pocos de esos exóticos o superlujosos automóviles nos hubieran convencido de intercambiarlos por el azul convertible cuya llave me entregaban. Desde que apareció en el mercado, en realidad desde las maquetas y dibujos originales, el diseño del Porsche 911 se convirtió en un clásico al que la marca no ha dejado de aprovechar. Hay, sin duda, cambios estéticos y aerodinámicos con relación a la versión anterior, pero el inefable encanto es el mismo. Y si se trata de un convertible en un soleado día en el sur de la Florida, no hay mucho más que pedir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 911 es un compacto aunque ha estirado en su actual generación a los 4.50 m, aparentemente por la necesidad de hacer lugar para futuros sistemas motrices híbridos o mecanismos de tracción sofisticados. En todo caso no se ve muy grande y ciertamente es bajo como buen deportivo, con una altura de 1.29 m.
Subir no es tan complicado como en otros deportivos bajos. Una vez en la espectacularmente cómoda butaca vemos que el 911 más o menos mantiene la configuración estrenada por la actual generación el 2012. La diferencia notable es una nueva pantalla central que ya es parte habitual de los autos de última generación para servir de monitor de diversos ajustes, control del equipo de sonido, monitor de los sistemas de ayuda al estacionamiento, accesorio del smartphone, navegador y unas cuantas cosas más. Notamos que Porsche ya está usando pantallas táctiles, algo a lo que se había resistido hasta hace poco.
El techo es de lona o fibra. Se acciona automáticamente mediante un mecanismo eléctrico sin que haya necesidad de operar controles manuales o seguros. Lo que sí hay que hacer es mantener oprimido el botón durante todo el proceso porque si no, el techo se queda a media asta. Los asientos son de la configuración 2+2. Si se han subido a uno de estos autos, seguro que no ha sido a la parte de atrás donde apenas hay lugar para sacos y maletines.
Todavía no habíamos arrancado y ya nos habíamos divertido más que en día de feria.
Finalmente, nos pusimos en marcha, en un principio sin ningún destino en particular enfilando hacia la carretera interestatal 95 para ver un poco de acción a la velocidad máxima permitida en Florida, que es de 70 millas por hora (112 km/h), pero que según el flujo de tránsito bien se puede estirar un poquito sin provocar la intervención policial. En un auto compacto, ligero, aerodinámico, disponiendo de 420 hp apenas cabe mencionar que potencia, recuperación y velocidad tuvimos de sobra. La caja del 911 S es automática doble embrague PDK de 7 velocidades, que hace los cambios de manera imperceptible, oportuna y ciertamente con más precisión de la que la gran mayoría puede hacerlo usando el modo manual que de todos modos está ahí para quien quiera usarlo.

porsche6
Luego de un rato dimos vuelta hacia la ciudad y hacia el barrio de moda de South Beach, donde los empleados de los incontables locales y restaurantes de la zona nos hacían señales para que les diéramos preferencia a sus establecimientos y seguramente divertirse un rato al recibir el encargo de valet parking y pensando en cómo gastan los que conducen un 911 de último modelo. Es que aparte de la mecánica hay un efecto ‘halo’ que, decimos en broma, hace más atractivo y apuesto al conductor.
Sobre el 911 se puede escribir y se han escrito libros enteros. Por ahora, queda decir que sigue manteniendo su sitial como un auto referente del deportivo compacto de alta performance, que también funciona como preciado objeto life style.

porschefichatecnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s