ROAD TEST

FORD EDGE 2020 2020

(All New)
Marzo 2020
Por: Juan Carlos de la Fuente

Mejoras evidentes

Ford está actualizando varios de sus modelos con un nuevo lenguaje de diseño que se aleja de las líneas rectas; que es más fluido y muestra trazos más curvos y suaves. Uno de los modelos a los que le ha tocado refrescarse a mitad de su vida es la Edge, que recibe no solo cambios profundos en diseño, sino también una actualización mecánica y tecnológica que la vuelve a convertir en una SUV referente en su categoría.

A primera vista es fácil ver las diferencias entre la pasada Edge y la actual. Una cara completamente nueva, con líneas continuas y curvas que le dan la apariencia de un animal al acecho es la propuesta que nos brinda la marca norteamericana. Y me gusta. Los faros son más delgados, pero reciben tecnología LED ¡y vaya que ilumina muy bien! Incluso las luces de asistencia o neblineros también son LED y juegan muy bien con el conjunto. La parrilla es enorme y con bastante cromo, lo cual agrega elegancia al conjunto y se impone cuando la vemos desde fuera.

Si bien la parte posterior mantiene las formas, sin embargo muestra unos faros ligeramente distintos que se unen mediante un detalle a lo ancho del portón de color negro brillante. Un detalle que sin duda la hace ver más deportiva. El parachoques recibe ligeros cambios pero los laterales se mantienen, y aunque el diseño de los aros cambia, conserva las medidas. Si hacemos una evaluación estética integral, podemos concluir que Ford ha hecho una muy buena labor en este aspecto. Salvo por un detalle que no me convence: las salidas de escape son falsas a medias, es decir, llegan a estar expuestas mediante dos tubos cromados, pero en realidad apuntan hacia abajo.

El interior se percibe igual que la versión anterior. La disposición de los comandos, radio, pantalla y demás está exactamente orientado de la misma forma. Lo cual es bueno porque es una cabina ergonómica y con buena dotación de equipamiento que incluye, por su puesto, el tapizado en cuero ecológico, asientos delanteros con regulación eléctrica, ventilación y calefacción, calefacción para los asientos posteriores y climatizador de dos zonas. Toda la gestión es eléctrica, incluyendo al portón posterior. El encendido es por botón y el acceso es fácil y cómodo; el tablero digital brinda una información bastante completa.

MECÁNICA MEJORADA
Conocemos muy bien a la familia EcoBoost de Ford, motores que se valieron del downsizing —reducir cilindrada sin perder potencia gracias a un turbo y así mejorar los consumos— para ofrecer una mejor eficiencia de combustible a sus clientes. El único motor disponible para la Edge en Perú es un 2.0 litros que ha incrementado en cinco caballos la potencia respecto al modelo anterior, por lo que ahora goza de un total de 250 hp y un torque de prácticamente 380 Nm desde bajas revoluciones. La caja de cambios que va unida a este motor es una automática de ocho velocidades y la diferencia con la anterior es que ahora tenemos un selector circular en lugar de la clásica palanca con recorrido vertical. Respecto a la tracción, en la versión de entrada podemos contar con propulsión al eje delantero. Sin embargo, nuestra unidad de prueba, la Titanium, contaba con el sistema de tracción total inteligente con 25 sensores que en 20 milisegundos calculan la mejor forma de repartir el par a las ruedas que tengan el mejor agarre.

Todos estos pequeños cambios que recibe la mecánica, resultan en una mejora sustancial en respuesta y dinámica del vehículo. Por eso, a pesar de que nuestra unidad cuenta con más de 1,800 kg de peso seco, sus reacciones ahora tienen más vida y la entrega de potencia es más pareja que antes; la nueva relación de engranajes que tiene ahora, resulta más provechosa y se perciben unos cambios más rápidos. Ahora bien, no cabe duda que la orientación principal de la Edge es la de brindar un andar cómodo. La suspensión de recorrido largo, junto a unos neumáticos de generoso perfil que cubren los aros de 19 pulgadas, brindan una buena absorción de baches y demás elementos sorpresa de nuestras pistas que resulta en un andar cómodo. Los frenos, aunque parecen esponjosos, al final de cuentas tienen una mordida precisa y son capaces de detener en una corta distancia a la Edge.

ABUNDANTE TECNOLOGIA
Como es costumbre en Ford, ofrece su sistema de infotenimiento Sync3 con pantalla táctil de 8 pulgadas que ya hemos probado en varias ocasiones; es práctico y permite controlar la climatización, el teléfono o un navegador mediante voz si lo deseamos. El equipo de sonido es notable y lleva la firma Bang & Olufsen. Pero eso no es todo, la Edge también cuenta con mandos a distancia en el timón, acceso al vehículo sin llave, encendido por botón, asistente de partida en pendientes y 8 airbags que incluyen los de rodilla para los ocupantes de las plazas delanteras.

Sin embargo, la dotación más importante de tecnología se encuentra en el apartado de seguridad, que ya lo tenía muy bien cubierto en el modelo pasado con un sistema avanzado de control de estabilidad (Advancetrac con Roll Stability Control) y el Torque Vectoring Control que ayuda a prevenir el patinaje en situaciones de baja adherencia. Pero ahora se agrega a todo esto el sistema CoPilot. El CoPilot agrega una serie de asistencias a la conducción para reducir el riesgo de colisiones. Así tenemos, por ejemplo, el sistema de información de punto ciego que nos alerta mediante sonido que tenemos a un vehículo al costado, o el mantenimiento de carril, que es capaz de corregir el trayecto en caso nos salgamos de la vía por cualquier motivo. También incluye el frenado automático de emergencia que actúa si el sistema calcula que podemos impactar con un objeto adelante; primero emite una alarma acústica y visual en el tablero, luego el sistema procede a frenar de forma automática si el piloto no hace caso a la advertencia y la colisión es inminente. Finalmente, están los sensores y cámara de retroceso para facilitar nuestro manejo.

PASO A LA PRACTICIDAD
La Edge es de grandes dimensiones para su categoría (4.80 m de largo y 1.90 m de ancho), lo que aparentemente podría dificultarnos conseguir espacio en el estacionamiento, pero con los sensores de 360 grados y las dos cámaras de gran ángulo que tiene, es fácil maniobrar en lugares poco accesibles. En el interior pudimos contar al menos once lugares donde guardar objetos, a lo que se suma la espaciosa maletera donde encontramos la rueda temporal de repuesto junto a más espacio para objetos y un práctico e inusual embudo para llenar combustible en caso de que nos quedemos botados. 

Y hablando de combustible, merece la pena mencionar que los cambios recibidos han mejorado la performance y el consumo. Sobre todo cuando vamos por carretera, en que gracias a sus ocho velocidades va relajada y con un consumo que puede llegar a los 45 km/gl. Pero la cosa no acaba ahí, si usamos la velocidad crucero, tendremos un viaje aun más relajado y económico.

GRAN OPCIÓN
Ford está actualizando el lenguaje de diseño de varios de sus modelos y también está mejorando la calidad de acabados y tecnología. La Edge es una evidencia de eso. Tiene un alto grado de equipamiento y cuenta con un gran espacio interior, sobre todo en la parte posterior, lo que ayuda en viajes largos. Con un precio de US$ 45,990 en la versión Titanium, cuenta con buenos argumentos para convencer a aquellas personas que buscan más calidad de manejo, espacio generoso y un gran equipamiento para viajar o simplemente superar el tráfico de Lima sn escuchar tanto ruido molesto.

Mírala en nuestro test en video a cotinuación.

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°266
Febrero 2020