ROAD TEST

VOLVO S60 2019 2019

(All New)
Noviembre 2019
Por: Juan Carlos de la Fuente

Notable evolución

Probablemente escuchemos con frecuencia que los sedanes están pasando de moda y quedándose sin público debido a la creciente preferencia por las benditas SUV. Yo no estaría tan seguro, todavía queda un tiempo más para estos prácticos autos de cuatro puertas y maletero, sobre todo para esos que han sido muy bien concebidos. Déjenme contarles un poco acerca de este as bajo la manga del equipo de los no olvidados sedanes, el completamente nuevo Volvo S60.

El S60 ya tiene alrededor de veinte años en el mercado; fue el sucesor de la saga 850 y S70 a finales de los noventa. Este 2019 llega a nuestro país la tercera generación, que se tomó su tiempo en aparecer (fue presentado hace casi un año) debido a la falta de abastecimiento de la fábrica en Estados Unidos para atender a otros mercados. Luego de satisfacer la buena respuesta del mercado estadounidense, Volvo poco a poco ha empezado a surtir de unidades a otros países de acuerdo a la demanda. Le ha llegado el turno a Perú y Automás fue el primero en probar la nueva generación de este emblemático sedán.

DETALLES DIFERENCIALES
La unidad de prueba se denomina específicamente S60 T5 AWD R-Design, una variante más deportiva y es, de momento, el tope de gama entre las dos versiones que están disponibles en Perú. La otra versión es el S60 T4 Momentum, está más orientada al confort y es más accesible, aunque con algo menos de equipamiento.

Apenas recibo el auto, me llama la atención el diseño que, si bien es bastante similar a toda la familia Volvo, tiene sus propios detalles y podríamos resumirlo de esta manera: todas las ventajas que conocemos de la marca, pero en una presentación más práctica. Su diseño es limpio, robusto y elegante. El frontal impone respeto ayudado por las luces diurnas que emulan el martillo de Thor y algunos detalles, como las tomas de aire frontales. Los aros de 19” R-Design y la discreta curvatura en el maletero, agregan la cuota deportiva.

Como todo vehículo de esta gama, el S60 tiene acceso confortable y apenas entramos a la cabina nos encontramos con un interior sofisticado y similar al de la XC60. Los materiales son de alta calidad; se emplea piel con texturas, aplicaciones en aluminio o madera real según el caso y todos los botones, que son muy pocos, tienen un buen tacto. Incluso las alfombras presentan un mullido generoso.

La avanzada tecnología es ya un estándar en la marca, así como la seguridad, por eso encontramos de serie un tablero digital en donde están los dos relojes de siempre, pero en forma digital: el de velocidad y de revoluciones que permite escoger entre tres temas según nuestros gustos. Además, se proyectan otros datos de interés como el combustible, consumos, eficiencia, radio, estado del auto y hasta un mapa en tiempo real.

En el tablero central encontramos la clásica pantalla de todos los Volvo modernos. Es de 10 pulgadas aproximadamente y gestiona prácticamente todos los sistemas del auto, como la climatización, datos del vehículo, radio, GPS, parámetros de seguridad, entre otros. Con mencionar que el manual del usuario se encuentra en esta pantalla en formato PDF y que podemos controlar el asiento del copiloto desde ahí, ya se pueden hacer una idea.

MECÁNICA Y MANEJO
El manejo es muy cómodo y, si lo deseamos, dinámico. No es un auto para ir a un circuito, pero ahora un S60 de “calle” te puede brindar más sensaciones al volante y no sacrifica comodidad. Primero, debemos tener en cuenta que esta versión cuenta con aros grandes y neumáticos de perfil bajo, además de un chasis y suspensión más orientado a lo deportivo, lo que ayuda a que tenga un comportamiento más rápido y predictivo que las otras versiones de S60. Sin embargo, la suspensión es lo suficientemente cómoda y bien calibrada como para absorber casi todas las irregularidades de las pistas. A esto le ayuda los asientos que lleva, de los mejores del mercado.

Mecánicamente el S60 trae un 2.0 litros a gasolina, turbo, con intercooler e inyección directa en toda su gama. Pero existen diferentes configuraciones. Para este caso, tenemos un T5 AWD que significa una potencia de 254 hp y 350 Nm de torque desde bajas revoluciones. Toda esa fuerza es transmitida a las cuatro ruedas mediante una caja automática de ocho velocidades con mandos en el timón.

Con estas cifras, el S60 T5 es capaz de llegar a 100 km/h desde cero en 6.4 segundos, una cifra respetable considerando los más de 1,700 kilos de peso que lleva. Aun así, la marca ofrece una reprogramación que eleva unos 8 caballos más, lo cual no es mucho, pero el torque sube unos 50 Nm adicionales y eso sí es considerable.

La estabilidad en curvas y sensaciones de manejo que brinda el S60 son satisfactorias. Aunque sus rivales alemanes tienen un carácter más deportivo, el S60 ha mejorado mucho en este aspecto y ofrece además mayor confort. Esto gracias a que el eje delantero se ubica ahora un poco más adelante y el motor se encuentra después, lo cual ayuda a un mejor balance de pesos y a reducir la subvirancia.

Si bien el diseño es similar al de toda la familia Volvo, tiene diversos detalles exclusivos.

Línea roja, por favor no modificar

SEGURIDAD Y MUCHO MÁS
La seguridad en el S60 es la misma que encontramos en prácticamente toda la gama Volvo. Lleva de serie todas las asistencias electrónicas a la conducción que incluyen el control de estabilidad; cuenta con el sistema CitySafe de frenado autónomo y solo se puede regular el alcance, no se puede desconectar por completo. Cuenta con luces LED inteligentes, bolsas de aire frontales, laterales y de cortina, cámara y sensores de proximidad con función 360 grados, entre otras cosas.

Volvo está haciendo bien las cosas en los últimos años y esto se ve reflejado no solo en sus productos sino también en las ventas que van subiendo de forma progresiva. No es un best seller, y eso es lo que llama la atención a muchos de sus compradores. Es una marca que no se ve en cada esquina, muy bien hecha y con un precio relativamente bajo.

El nuevo S60 empieza en US$ 49,990. La unidad probada está en US$ 54,990 e incluye, además de todo lo descrito líneas antes, el paquete R-Design, asientos calefactados, equipo de sonido premium Bowers & Wilkins y techo panorámico.

Vale la pena mencionar que desde hace un tiempo Volvo entrega sus unidades con un paquete de mantenimiento preventivo de hasta cuatro años o 60,000 kilómetros. Definitivamente, es una opción a considerar entre los sedanes de gama ejecutiva, y por si alguien se pregunta qué color es el de las fotos, se llama Fusion Red Metallic y cae perfecto con el paquete R-Design.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°263
Octubre 2019