ROAD TEST

JEEP RENEGADE 2019

(All New)
Octubre 2019
Por: Juan Carlos de la Fuente

Pequeño aventurero

Es conocido ya que FIAT y Chrysler formaron una alianza estratégica para compartir tecnologías y abaratar costos de producción. Así, hace ya varios años existe el grupo FCA y uno de los productos interesantes de esta fusión es, qué duda cabe, la Jeep Renegade, que salió al mercado en 2014.

Jeep es una marca tradicional dedicada desde su origen a la producción de camionetas todoterreno. El nombre “Jeep” sirvió inicialmente para denominar a un vehículo fabricado por la empresa Willys-Overland Motors para el ejército de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Luego siguió produciéndose bajo la marca Willys hasta 1963 en que Kaiser Motors, que había comprado Willys, convierte a Jeep en marca de vehículos todoterreno.

Una personalidad propia y con detalles distintivos que la hacen diferente a sus rivales.

Línea roja, por favor no modificar

Los tiempos pasaron y la idea de tener una camioneta para el uso diario se hizo cada vez más predominante y las marcas se adaptaron a las necesidades y gustos de la gente. Jeep —que pasó por varias manos antes de terminar como parte de FCA— respondió a su público con una serie de camionetas grandes y medianas, pero le faltaba una pequeña. En el desarrollo de esta camioneta fue de gran ayuda FIAT, propietaria de FCA.

La Jeep Renegade sienta su carrocería sobre una plataforma desarrollada por el grupo FCA y que comparte con la marca italiana. Su diseño ha sido refrescado hace poco y la hemos probado unos días para comprobar su desempeño.

La Renegade es una SUV compacta que ofrece bastante confort, estilo y equipamiento.

Línea roja, por favor no modificar

POR FUERA Y POR DENTRO
No cabe duda que por donde miremos las formas de la Renegade gritan 'Jeep'. La parte frontal tiene los clásicos faros redondos de los Jeep antiguos, pero en este caso la tecnología es completamente LED en la versión más equipada. Entre estos faros se encuentra la parrilla clásica con los siete huecos verticales y más abajo las luces neblineras y direccionales en un parachoques que es parcialmente del color de la carrocería y tiene una parte en plástico negro para acentuar su look de camioneta.

Los hombros abultados, que cuentan con un carenado de plástico negro que continúa de extremo a extremo en todo el perfil inferior de la camioneta, acentúan aún más el diseño SUV de la Renegade. En estos pasos de rueda encontramos las ruedas que pueden ser de 16 o 17 pulgadas en la versión Sport y de 18 con un diseño más logrado y bitono en la versión Longitude.

La parte posterior permanece prácticamente igual, con un diseño que nos recuerda una vez más a los Jeep clásicos y la hace diferente. También encontramos detalles que nos traen a la memoria las galoneras de combustible que se usan en expediciones, con una “X” en medio de los faros posteriores. Este es un detalle que también lo veremos en el interior de la cabina, por ejemplo, en los posavasos.

El amplio interior sigue la tendencia Jeep de líneas redondas y botones generosos. Tiene un timón de buen tacto, tapizado en piel, con controles para la radio, llamadas, velocidad crucero, limitador de velocidad, gestión de la información y, además, con levas para hacer los cambios de marcha.

La posición de manejo es adecuada gracias al ajuste del asiento y del timón en altura y profundidad. Todos los comandos se encuentran a la mano y la visibilidad frontal y lateral es excelente debido a que cuenta con una luna no tan inclinada como en otros vehículos. La visibilidad posterior es un poco más reducida, pero para ayudarnos está la cámara y los sensores de retroceso.

El equipamiento en la versión Longitude que probamos es bastante generoso. Tiene climatizador, luces LED, lunas, espejos y cierre eléctrico con comando a distancia y acceso de confort, freno de estacionamiento eléctrico, tapiz de cuero automotriz, entre otros. La versión Sport resta cosas como el cuero, luces LED y temas estéticos, pero tiene básicamente las mismas comodidades.

MANEJO IMPECABLE 
El motor que lleva la Renegade es un 1.8 litros de origen FIAT, que genera 128 caballos de potencia y unos 186 Nm de torque. La tracción es únicamente a las ruedas delanteras. Hay opción de caja manual de 5 velocidades únicamente en la versión Sport y automática secuencial de 6 en la Sport y Longitude.

El conjunto en general no es muy dinámico, probablemente por el peso de la unidad o la configuración misma de la caja, orientada al confort. Tiende a ser algo lento en reacciones y eso se ve reflejado en el consumo sobre todo en ciudad: unos 28 km/gl en promedio con nuestro complicado tráfico limeño. En carretera, sin embargo, nosotros que probamos la caja automática pudimos ir más sueltos gracias al sexto cambio, logrando cifras más económicas: unos 45 a 48 km/gl.

Pero en general, el manejo de la Renegade es impecable; cuenta con suspensión independiente que está perfectamente balanceada y es confortable en ciudad y seguro en carretera. Pese a que la unidad que probamos lleva de serie los aros de 18 pulgadas y neumáticos de perfil relativamente bajo, en ningún momento sentimos incomodidad o golpes fuertes en el camino. La absorción de las irregularidades es notable.

Si empezamos a exigir más a la Renegade, responde con seguridad. No presenta balanceos que puedan generar temor al conductor y sus pasajeros, aunque tampoco debemos olvidar que a fin de cuentas estamos manejando una camioneta. La electrónica que asiste al manejo del piloto y la puesta a punto de la suspensión, una vez más, es notable en esta camioneta joven de Jeep.

Otro punto a destacar y que ayuda mucho a sentir seguridad frente al volante es el tacto del freno, que está disponible y preciso en todo momento sin fatigarse cuando lo exigimos constantemente.

Hablando de seguridad, no quiero dejar pasar por alto que la Jeep Renegade ofrece varias asistencias a la conducción, como frenos con ABS y EBD, además del control de estabilidad y de tracción, mitigación de volcaduras, asistentes en pendiente y una carrocería resistente. Por supuesto, cinturones de tres puntos y cabeceras en todos los asientos, luces LED que tienen alcance y haz de luz muy buenos y, finalmente, dos bolsas de aire frontales. Esperemos que para más adelante incluya bolsas laterales y de cortina.

La Jeep Renegade tiene un precio inicial de lista en US$ 25,990 para la versión Sport con caja manual y la unidad que probamos, la más equipada, Longitude, cuesta unos US$ 29,990. Es una camioneta que tiene esencia propia, muy confortable y todo el legado de la marca americana en su espalda, pero enfocado en un uso más citadino para quienes necesitaban de una Jeep un tanto más práctica.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°263
Octubre 2019