ROAD TEST

KIA SPORTAGE 2019 2019

(All New)
Julio 2019
Por: Juan Carlos de la Fuente

Exitosa renovación

Probamos la renovada Kia Sportage, en la versión más equipada denominada GT Line, que estrena algunos cambios estéticos. Se trata de la camioneta más exitosa de la marca coreana tanto a nivel mundial como en nuestro mercado, donde en los últimos años se ha ubicado entre las preferidas del segmento.

Si bien el aspecto general de la Sportage no ha variado mucho, ahora muestra un nuevo juego de luces delanteras que adoptan tecnología LED y varios puntos iluminados como luz diurna. La parrilla central ha recibido un tratamiento con nuevas formas, la zona de los faros neblineros se ha modificado, se ha instalado un listón cromado ahumado que atraviesa el ancho del parachoques y se aprecian más insertos de color negro brillante en algunas zonas específicas.

Lo mismo ocurre en la parte posterior. Aunque mantiene las formas, muestra faros de distinto diseño interno de los LED y una especie de difusor en color aluminio. Todo lo demás mantiene su posición y forma, como los faros direccionales y de reversa en la parte baja del parachoques, así como el alerón posterior, entre otros.

Siguiendo con el exterior, la Sportage 2019 también estrena nuevo diseño de aros, en medidas que van desde las 16 hasta las 19 pulgadas que monta nuestro auto de pruebas.

En el caso específico de la Sportage con acabado GT Line, goza de algunos detalles extra para lucir más deportiva, como una parrilla con acabado de cromo oscuro (el mismo acabado se inserta debajo de las puertas), parachoques delantero y posterior en forma de listón. También cuenta con aros bitono de 19 pulgadas, neblineros en forma de cuatro puntos, neumáticos más anchos, pedaleras de metal y timón achatado en la base con el logo GT Line

El interior de la cabina también recibió algunos cambios ligeros, tanto en el timón de nuevo diseño como en las botoneras, las salidas de aire y el panel de instrumentos.

CONFORT O SPORT
En el aspecto motriz, Kia mantiene en la Sportage el ya conocido motor de 2.0 litros normalmente aspirado, que genera poco más de 150 caballos de potencia y 200 Nm (20.4 kg.m) de torque, con opción de caja manual o automática de 6 velocidades en ambos casos y tracción a las ruedas delanteras. De momento no hay una opción con tracción integral.

El motor es de suave funcionamiento y está comprobada su larga duración. Es silencioso, tranquilo y sin vibraciones. Si queremos exigirlo hay que pisar bien el acelerador para que pueda aprovechar todo el rango de revoluciones y se pueda mover con mucha más soltura o utilizar el botón “Sport” situado al costado de la palanca de cambios, que tiene un tacto más sensible. Por supuesto que esto provocará un consumo de combustible más elevado.

El motor de la Sportage que probamos va unido a una caja automática que funciona muy bien y realiza los cambios de forma suave y rápida; hay una opción de cambio manual que se puede comandar mediante las levas del timón para así tener una experiencia más deportiva.

En todo caso, manejar la Sportage GT Line resulta cómodo. A esto contribuye una puesta a punto de la suspensión que resulta firme, pero sin llegar a incomodar. Lo cual ayuda bastante a la hora de circular por vías rápidas o carretera, donde se siente estable y segura a velocidades altas y hasta es agradable de conducir. En esto también contribuye la dirección electrónica que tiene una calibración muy buena y directa. En nuestra experiencia, pese a contar con aros grandes y neumáticos de perfil bajo, el nivel de comodidad en el interior se mantuvo en todo momento.

Disponible en cinco versiones: LX (la más básica, con aro 17”, sistema Kinet de 9.6”, todo eléctrico y airbag para piloto), LX Full, LX Full 6AB, EX Sport y, la más equipada de todas, GT Line.

Línea roja, por favor no modificar

En ciudad lo recomendable es usar el modo Confort, principalmente para andar con suficiente soltura y con una dirección suave. A su vez, el modo Eco puede resultar útil si no contamos con un tráfico pesado, de lo contrario, al tener el pedal un poco “dormido”, tendremos que pisar constantemente el acelerador para que reaccione y al final esto nos generará un consumo igual o mayor que en el modo Confort.

El modo Sport, además de soltar un poco el motor, también endurece el timón, lo cual sirve cuando andamos en carretera o tomamos curvas pues da una sensación de seguridad. Sin embargo, la carrocería evidencia una subvirancia al exigirla demás en curvas, un comportamiento natural en cualquier vehículo de tracción delantera y más aún si es una camioneta relativamente alta.

El nuevo Kia Sportage está disponible en Perú en cinco versiones: LX (la más básica, con aro 17”, sistema Kinet de 9.6”, todo eléctrico y airbag para piloto), LX Full, LX Full 6AB, EX Sport y, la más equipada de todas, GT Line. Esta versión tope cuenta con variedad de accesorios, como control de estabilidad y de tracción, aros bitono en 19”, faros neblineros LED, cargador inalámbrico de celular, sistema de encendido con botón Smart Key, asientos eléctricos para piloto y copiloto, levas en el volante, sistema de control de descenso, asistente en pendientes y sensores de estacionamiento delanteros.

La Sportage compite con una decena de importantes rivales. Entre ellos destaca por atributos como un diseño diferenciado, buen precio de entrada, comodidad de manejo y tecnología gracias al sistema Kinet con sus variadas aplicaciones. Para todos los interesados, la gama Kia Sportage cuenta con garantía por un período de 7 años o 150,000 kilómetros.

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°260
Julio 2019