ROAD TEST

GEELY GX3 2019

(All New)
Marzo 2019
Por: Tito Maruy

Una apuesta atractiva

Cuando en el 2010 Li Shufu cerró la compra de Volvo Car Group, adquiriendo el 99% del paquete de acciones, algunos amigos suecos no lo podían creer. Sin embargo, la mayoría apenas levantó una ceja; aceptó la situación sin muestras de falso nacionalismo o algo que se le parezca. En todo caso, esta transacción que provocó que Volvo se convirtiera en parte del gigante privado chino Geely, demostró el creciente poder de la industria automotriz china, que acaba de presentar en nuestro país el Geely GX3.

Geely fue fundada en 1986 pero comenzó en la industria automotriz en 1997. La adquisición de Volvo le permitió hacerse de importantee tecnología, diseño y desarrollo. Una muestra de esto es la SUV subcompacta GX3, salida de la imaginación de Peter Horbury —diseñador inglés con experiencia en Chrysler, Ford y Volvo—, actual director general de diseño de Geely.

La primera impresión que nos da la GX3 es buena. Transmite familiaridad, como cuando ves a una persona cuyo rostro se te hace conocido. El diseño exterior asume muchos riesgos sobre todo en lo intrincado de las formas de adelante, en donde la máscara de trapecios circunscritos, hoy ADN de la marca, toma protagonismo. Unas largas alas cromadas que nacen en la parte superior de los faros, de muy buena factura por cierto, cruzan lado a lado el frente. Hay grandes falsas tomas de aire en los laterales bajos del parachoques, en donde están los neblineros LED. Los cromos que corren sobre (y bajo) el mascarón inferior no quedan nada mal y hacen un buen contraste entre el negro del mascarón y el color del vehículo.

El capó, de centro alto, baja en los laterales redirigiendo el flujo de aire; los guardafangos delanteros, con grandes arcos, le otorgan una imagen robusta. Hacia los lados se vuelve más lineal y plano. Una línea de cintura alta en cuña corre desde el guardafangos delantero hasta el vértice externo del faro posterior. En los estribos, una moldura color aluminio adorna la parte baja. El guardafangos posterior también se cierra y pierde en el inicio de la funda del parachoques posterior, trabajada a semejanza del delantero con grandes falsas tomas de extracción en donde hay instalados faros de refracción. Se aprecia un falso patín color aluminio en la parte baja y en la superior una gran moldura cromada como para proteger la funda cuando ingresamos cosas en la maletera.

La compuerta posterior, con tercera luz de freno en el alerón de generosas dimensiones, tiene buen ver, y los faros posteriores son un buen complemento. La maletera tiene un volumen de 400 litros; si abates los respaldos de los asientos posteriores, mejora la capacidad. La vista lateral es bastante equilibrada. El parabrisas es inclinado; un falso cortaviento en la base del poste “A” permite una visión lateral adelantada y el arco de caída hacia el poste “C” es suave y de poca área, ganando en lo visual.

El conjunto general es atractivo. Y si de dimensiones hablamos, la GX3 tiene 4.00 m de largo, 1.76 m de ancho, 1.59 m de alto y una distancia entre ejes de 2.48 m. Es más o menos del tamaño de la Honda WR-V o la Volkswagen Crossfox.

LOGRADO DISEÑO
La combinación de negro, aluminio y cromo en el interior es correcto. Los asientos traen símil de cuero perforado, con pespuntes en blanco; tienen buena sujeción lateral y son cómodos, lo mismo que los asientos traseros, en donde el espacio es suficiente, lo que le da un gran punto a favor. El asiento del conductor tiene regulación de altura, como el timón multifunción de buen tamaño, cómodo y fácil de empuñar.

El tablero bien diseñado, muy plano y limpio, pondera las líneas suaves y curvas soslayadas en áreas grandes. Simple y funcional, trae una pantalla táctil multifunción de 8” al centro, con los comandos del aire acondicionado por abajo, todo muy predecible en cuanto a posición y funcionamiento. Al inicio de la consola central hay un enchufe de 12V y una entrada USB. Hay muchos sitios para guardar cosas.

En el interior los materiales son buenos, considerando el promedio del segmento. Hay mucho plástico duro pero la sensación de calidad es buena, a pesar de pequeños problemas de empalmes. Se nota la intención de mejorar los detalles y la calidad, lo cual hay que destacar.

Acomodarse no es problema. Es buena la visión perimétrica; los espejos laterales con mando eléctrico son de dimensión adecuada y ayudan mucho ya que las cabeceras de los asientos posteriores disminuyen un poco la visión hacia atrás.

La GX3 ofrece un manejo estable sobre todo en carretera y tiene asistencias electrónicas.

Línea roja, por favor no modificar

SENSACIÓN DE MANEJO
Una vez acomodados, le damos encendido y el motor de 1.5 litros, 16 válvulas EFI, derivado del conocidísimo 4G15, arranca rápidamente. Los 102 hp de potencia a 6,000 rpm y 141 Nm de torque entre 3,800 y 4,200 rpm, nos hablan de un motor que necesita mantener altas la revoluciones para mover los 1,180 kg que tiene la GX3. Una caja de cambios mecánica de 5 marchas más retroceso completan el tren motriz de esta SUV de tracción delantera.

En el camino encontramos que el acelerador electrónico tiene una demora de repuesta con respecto a la posición del pedal del acelerador, lo que hace que en el tráfico endemoniado de Benavides, a las 6.30 de la tarde, se vuelva algo incómodo. Luego viene la fase inversa; los primeros 5 o 6 milímetros de la acción del pedal del acelerador no existen; pasan unas décimas de segundo antes de reaccionar. Imagino que es un problema de esta unidad específica y solo es cuestión de sincronizar los potenciómetros tanto del pedal como el de la misma mariposa de la admisión. En todo caso, hay que cambiar un poco la forma de conducir para poder entender como quiere que la manejemos.

Al margen de esto, sentimos que los 102 hp se quedan algo cortos con el aire acondicionado encendido. Si vamos en la carretera, para hacer un sobrepaso tenemos necesariamente que bajar a una marcha inferior o hasta dos, dependiendo de nuestra velocidad.

Una vez que procesamos todo esto y adecuamos un poco el estilo de manejo, vamos encontrando las fortalezas de esta SUV: es muy suave y cómoda en carretera, su suspensión está bien regulada y en la ciudad va bien con algo más de trote, pero nada que no tengan otras SUV de la competencia. Los frenos de disco en las 4 ruedas son muy buenos y muestran poca fatiga cuando los castigas. Vienen con ABS. La nueva Geely trae además control electrónico de balance y de estabilidad. La dirección electrónica ofrece mucha asistencia (a bajas revoluciones se siente muy ligera y nerviosa, pero es bueno para estacionar, por ejemplo), pero luego va progresivamente endureciendo su funcionamiento en la medida que aumenta la velocidad.

La maniobrabilidad es buena, la estabilidad también. Probamos la GX3 en una trocha de tierra, con piso muy duro, y absorbió muy bien todas las imperfecciones. También la probamos en un tramo de arena y se comportó a la altura. Claro está que no vamos a ir al Dakar con la GX3; para eso están Han Wei y Phillipe Gache, representantes de la marca en este evento con sus SMG Buggy alimentados con metanol.

UN BUEN EQUIPAMIENTO
Otras cosas interesantes que trae la GX3 son doble airbag delantero, equipo de audio con radio AM-FM, MP3, WMA, ingreso para Ipod y USB, aunque no encontramos lector de CD. Las llantas son 206/60R16, con aros de aleación de aluminio. La computadora de abordo ofrece información de kilometraje recorrido, autonomía, consumo en litros por cada 100 km y presión y temperatura de los neumáticos (la presión está en kilo pascales, medida poco usual en nuestro medio, pero mientras la lectura esté sobre 225 sus neumáticos tendrán 32 psi y estarán bien). Trae también control remoto, pestillos y espejos eléctricos (a 30 km/h los pestillos se colocan automáticamente), luces diurnas LED, cámara de retroceso, conectividad Bluetooth amigable… La GX3 es muy completa en cuanto a accesorios.

Geely se fue del mercado en el 2016 y regresó con fuerza el 2018 de la mano de Motormundo, del grupo Automotores Gildemeister, con una paleta de productos más que atractiva. La GX3 es una opción muy interesante para quienes quieren una SUV subcompacta, de buen ver, completa y muy por debajo de los US$ 15,000 usuales para este tipo de vehículos. Pero mejor vaya, pruebe y decida.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°261
Agosto 2019