ROAD TEST

Una SUV diferente 2018

(All New)
Julio 2018
Por: Juan Carlos de la Fuente

Citroën C3 Aircross

A diferencia de sus compatriotas franceses, Citroën no había caído en la tentación de ingresar de lleno al campo de las crossover o de las SUV. Aunque existió una variante denominada Picasso, que no llegó a nuestro mercado y que buscaba de alguna forma justificarse como una camioneta crossover, era más un multipropósito espacioso. Pues bien, Citroën no se ha hecho esperar más y se unió a la fiesta reemplazando al C3 Picasso por su completamente nueva crossover C3 Aircross.

La C3 Aircross está basada en el C3 hatchback, aunque utiliza la plataforma extendida de la C4 Cactus, razón por la que es más larga y alcanza los 4.15 m de largo. Goza de un amplio espacio interior, pero lo más importante es que uno lo percibe, es decir, que apenas ingresamos a la cabina sentimos que estamos en un vehículo de dimensiones mayores a la imagen sugerida por fuera. Esto se debe a que se ha incrementado la altura respecto al techo y contamos con lunas más grandes; además, el pilar A, que son los dos postes que tenemos en frente nuestro, son más delgados, el parabrisas es más alto también y el techo panorámico complementa ese aire de libertad del conjunto interior.

Todo se está a la mano y podemos encontrar nuestra posición de conducción sin mayor problema en los asientos que son de diseño simple pero muy cómodos. Encontraremos una pantalla táctil de buenas dimensiones en el centro del tablero, donde vamos a gestionar prácticamente todo, desde la climatización, la radio, la conectividad, el estado del auto e incluso la navegación en tiempo real. Además, ofrece un cargador inalámbrico para celular.

Definitivamente, por donde se le mire, el C3 Aircross es un Citroën. Presenta muchas formas rectangulares con aristas curvas en el interior y en el exterior. Los faros posteriores replican los cuadrados en una forma tridimensional y los faros delanteros, en donde se alojan también las luces de ayuda o neblineros, adoptan estas figuras incluso en los proyectores internos. Este detalle se acentúa más aún en la cabina, donde encontramos que los botones, ductos de ventilación, detalles en el pomo de la palanca de cambios y hasta en las manijas, tienen estas formas geométricas.

Aunque en la C3 Aircross no están presentes los prácticos AirBumps a lo largo de la carrocería, a cambio tenemos una imagen más limpia y unos generosos pasos de rueda junto a unos hombros más gruesos que el del C3, lo que contribuye a que tenga una imagen más robusta gracias a los dos centímetros extra que ganó en anchura. Además, la mayor altura al piso ayuda bastante a no preocuparnos por nuestras accidentadas pistas.

Así, vamos a encontrar varios elementos más que contribuyen a conseguir un aire más de SUV. En la parte frontal inferior, por ejemplo, vemos el equivalente estético a un patín protector en color plomo oscuro, y en el techo observamos una parrilla donde podemos instalar un portaequipajes sin problemas. A lo que se suman unos plásticos que sobresalen en el parachoques posterior y, por su puesto, los pasos de rueda laterales en plástico negro que son de fácil limpieza.

¿Y CÓMO ES EL MANEJO?
El manejo de este nuevo mdelo es muy Citroën, pero diferente al del C3 hatchback. Partiendo de la motorización, que en este caso es de los nuevos bloques desarrollados por el grupo PSA, de 3 cilindros y con turbocompresor, de 1.2 litros de capacidad y que ofrecen múltiples opciones de potencia. A nuestro mercado viene configurado con unos 110 hp de potencia, una muy buena relación de 92 hp por litro. Para algunos serán cifras modestas, hasta que nos enfocamos en el torque: unos generosos 21 kg.m de fuerza para mover un auto de peso ligero que ronda los 1,100 kg (para tener una idea clara, un motor convencional de 2 litros de estas épocas genera unos 19 kg.m de fuerza). Entonces, el turbo es un complemento muy útil para el ahorro de combustible sin sacrificar la capacidad de respuesta de este vehículo.

El motor está asociado a una caja automática de 6 marchas muy bien enlazadas y de suave entrada, con opción a un manejo Sport mediante la pulsación de un botón. Aunque no podemos esperar nada picante, es más que suficiente para realizar adelantamientos seguros y un movimiento ágil del auto.

Un tema aparte es el andar de marcha, siempre suave y con buena absorción de la suspensión que lleva un esquema tradicional: tipo MacPherson con barra estabilizadora en el eje delantero y brazos cruzados y barra de torsión en el eje trasero independiente. En otras palabras, puede andar de forma cómoda sin verse afectado en curvas pronunciadas. Lleva aros de 17 pulgadas y neumáticos de un perfil un poco bajo para mi gusto, pero que no le genera mayor trabajo a la suspensión.

Cuando hablamos de una camioneta, es muy probable que se nos venga a la mente las palabras “doble tracción”; digo probable, porque hace una década atrás era intrínseco al término camioneta. Hoy, eso no funciona para quienes buscan darle un uso citadino a las SUV; además, como ataca directamente al peso del vehículo, eso significa un mayor consumo de combustible y mayores costos de mantenimiento.

Citroën no tiene vehículos doble tracción, el mismo Grupo PSA no los tiene. Se habla de que en un futuro existirá, pero gracias a la hibridización de sus autos, aunque este es otro tema. La marca francesa nos dice, sin embargo, que no necesita doble tracción en su C3 Aircross, pues a cambio nos ofrece el Grip Control, un sistema patentado por el Grupo PSA que optimiza la tracción en situaciones de baja adherencia y que junto a un buen despeje al suelo y unos neumáticos específicos, nos ayudará a salir de algunas situaciones complicadas.

El sistema actúa solo en el eje delantero y se puede comandar desde una perilla en el tablero que nos ofrece cinco modos distintos: Normal, Nieve, Tototerreno, Arena y ESP OFF.

SINGULAR Y AGRADABLE
La C3 Aircross es una excelente propuesta para quienes tienen una familia pequeña que busca un andar tranquilo, seguro, cómodo y con posibilidad de viajes eventuales. No es una off-roader, pero permite explorar muchos caminos gracias a su sistema Grip Control que, hay que recordar, es el mismo mecanismo que utiliza Peugeot, su marca hermana que ganó el Dakar con un tracción delantera. Sí, así como lo leyó; claro que hubo modificaciones a la suspensión, motor, ruedas, etc., pero, al final del día, fue un tracción simple el que ganó la competencia más dura de nuestra época.

Como nada es perfecto en esta vida, considero que se podría mejorar algunas cosas, como algunos plásticos interiores y contar con disponibilidad de los motores diésel, que son muy eficientes, aunque esto último es más un factor ajeno a la marca por el alza de impuestos reciente.

Luego de haberlo manejado unos días, puedo decir que lo que nos ofrece Citroën con la C3 Aircross es un diseño singular y agradable. Además, mucha practicidad, buen espacio interior, motor muy eficiente —acaba de ganar el premio a Motor del Año en la categoría 1 a 1.4 litros— y la posibilidad de explorar rutas fuera de la pista.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°252
Septiembre 2018