ROAD TEST

Volkswagen Tiguan 2017

(All New)
Diciembre 2017
Por: Juan Carlos de la Fuente

Más de todo

La nueva Tiguan ya está en nuestro país. Era muy esperada ya que se sabía que llegaría con buenos argumentos para dar batalla en la peleada y sobrepoblada categoría de camionetas utilitarias medianas, y creo que ha superado las expectativas. Ahora se fabrica en México, por lo que se entiende que la puesta a punto de la nueva versión de este modelo está orientada para América, pero la principal diferencia con su homólogo alemán se encuentra en las dimensiones del largo.

Muchos ya conocíamos los cambios que traería la nueva Tiguan y solo quedaba esperar su llegada y lanzamiento en nuestro mercado para poder probarlo. La primera impresión es que su diseño es muy Volkswagen: líneas horizontales y rectas que nos recuerdan mucho al Golf vigente y algunos detalles cromados que le otorgan cierta elegancia.

Es más grande que la generación anterior en todos los aspectos, al punto que algunos podrían confundirla con una posible nueva Touareg. De ese modo ha pasado de ser una de las más pequeñas de su categoría a ser una de las más grandes. Tiene unos generosos 27 cm más en longitud respecto a la generación saliente y con esto también se ha estirado la distancia entre ejes, lo que se refleja en una cabina muy holgada y cómoda, sobre todo en la segunda fila de asientos que incluso cuenta con una bandeja al mismo estilo de los aviones. Además, da cabida a una tercera fila de asientos que es estándar en todas las versiones.

La comodidad interior es quizás su mejor arma. Pueden caber 5 adultos sin problemas y gracias a que los asientos de la segunda fila son corredizos, dos niños pueden ir tranquilamente en la tercera fila, aunque el espacio de carga queda ligeramente comprometido, cuestión que se puede solucionar agregando un portaequipaje en los rieles del techo.

Los materiales empleados en el interior son los esperados por el prestigio de la marca y el segmento al que apunta: de tacto suave en las partes altas y algunos plásticos duros que son agradables a la vista. Se nota un buen ensamble en general, uniones sólidas que anuncian la ausencia de ruidos incómodos con el pasar del tiempo. Además, cuenta con una tira LED que se ilumina por las noches y junto con las pantallas digitales del tablero crean un ambiente moderno y elegante.

El equipamiento que ofrece es muy completo, lo cual es muy importante en esta categoría de vehículos. La versión Highline, que es la más equipada, cuenta con apertura manos libres de puertas y maletero, climatizador de tres zonas, tapiz de cuero, una radio multimedia muy completa y táctil, el cuadro de instrumentos digital, faros LED posteriores y frontales con asistencia en curvas, asistente de parqueo automático, sensores de proximidad con cámara de retroceso 360°, entre otros. Por supuesto, en seguridad nos encontramos con muchas asistencias a la conducción, freno y estabilidad, y bolsas de aire frontales, laterales y de cabeza. Con toda esta lista de opciones nos olvidamos de un accesorio que algunos extrañarán: el techo panorámico, que no está disponible.

MOTORIZACIÓN Y COMPORTAMIENTO 
Fue una suerte para nosotros probar las dos opciones de motor. El más pequeño, el 1.4 TSI de 150 hp viene en la versión de entrada, Trendline, y está asociada a una caja de doble embrague DSG de 6 velocidades que ayuda a mitigar el ligero retraso del turbo, si acaso se llegara a notar. Las reacciones que ofrece este motor son ágiles y gracias a su torque disponible a bajas rpm, los arranques y adelantos son muy fáciles de conseguir. Hicimos una pequeña prueba para exigir este motor, llevando cuatro adultos y un poco de carga extra en el maletero, y aun así, la sensación de control y reacción del motor fue muy buena. Daba la impresión de que se trataba de un motor más grande.

Con las expectativas de una mejor respuesta probamos el motor 2.0 TSI que genera 180 hp. Es más potente y tiene más torque, pero en la práctica no demostró ser significativamente más rápido, aunque sin duda se maneja mejor. La razón se debe a que es más pesada por llevar el sistema de tracción integral 4Motion, que si bien lo castiga en peso, ayuda mucho a su comportamiento en curvas y a la distribución de fuerzas en las ruedas. Se siente más estable.

La configuración de la suspensión es blanda. Se ha renunciado a un andar firme y acaso deportivo para ofrecer más confort a los ocupantes. Aun así, no se le podría catalogar de lenta a la Tiguan, porque en realidad sigue siendo una de las SUV más rápidas del mercado. Solo hay que recordar que hablamos de una camioneta más citadina y que el sistema 4Motion es más una ayuda para salir de algunos terrenos complicados o resbaladizos que para hacer off-road.

QUIERE SER EL MÁS VENDIDO
Existen propuestas muy interesantes en este segmento de nuestro mercado, así que el camino no es fácil. Sin embargo, ahora que es más amplia, más cómoda, más segura, sigue siendo rápida y se le ha añadido una fila más de asientos, la Tiguan debería estar ubicada entre las mejores opciones de compra del segmento al momento de pensar en adquirir una camioneta mediana.

Además, tiene un precio en la versión de entrada por debajo de los US$ 30,000 y ahí ya se pone en la mira de un público joven, que valora la seguridad y la comodidad, y que al mismo tiempo desea un poco de ese andar vigoroso que ofrece un motor turbo.
La Tiguan es un producto que no ha renunciado a su genética alemana y se evidencia en su andar y en su diseño que, por cierto, es de los que no pasará de moda tan rápidamente.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°251
Agosto 2018