PERÚ DESCUBRE

Descubre algunos de los lugares más hermosos del Perú y encuentra los consejos para planear tu próximo viaje.

Conocimiento y confort

Casma
Por: Karina Valcarcel

Conoce lo mejor de Casma

Con rumbo norte y a pocas horas de viaje desde Lima, se encuentra un destino interesante y plácido, ideal para visitar con todo tipo de grupo, entre amigos, en familia o con quien quieras escaparte en lo que queda del año. Casma ofrece a sus visitantes playa, arqueología y naturaleza, acá te presentamos algunas opciones para que planees tu próximo viaje y le saques el mayor provecho. En esta ocasión viajamos en una Forester de Subaru, camioneta que hizo del recorrido una experiencia aún más placentera.

FIEL COMPAÑERA DE VIAJE 
La Subaru Forester fue vital en este viaje, demostrando una gran performance sobre arena y terrenos difíciles, de trocha dura y terrenos pantanosos. En esos tramos utilizamos los modos de conducción Dirt y Mud. Su espaciosa cabina nos brindó gran comodidad y también supimos aprovechar su sistema de infoentretenimiento. Sin duda, la Forester es una SUV pensada para el viajero.

Línea roja, por favor no modificar

Casma se halla a poco más de cinco horas de viaje por carretera, tomando la Panamericana Norte, una ruta sencilla y asfaltada que atraviesa paisajes desérticos, urbanos, valles y lomas. El camino invita a hacer múltiples paradas y aprovechar para conocer lugares como Bandurria en Huacho, un recinto arqueológico que en la antigüedad fue un asentamiento pesquero y desde el cual se puede apreciar la albufera Paraíso, a la altura del kilómetro 141 de la vía. Otra opción es hacer una visita rápida a la albufera Medio Mundo, aposento de agua con variedad de aves donde se ofrece paseos en bote y que resulta ideal para la práctica de paddle board. Nosotros nos detuvimos en Chancay para la hora del almuerzo, aprovechamos para probar la comida marina de la zona.

Esta época del año es la mejor para visitar esta ciudad costera de la región Áncash. Los hoteles aún no han sido abarrotados por los veraneantes, el clima es cálido sin llegar a ser sofocante, las autopistas lucen libres y se puede disfrutar de sus atractivos sin toparte con grandes grupos de turistas. La ruta atraviesa Huacho, Barranca y Huarmey en un recorrido estimado de 370 kilómetros; de manera que si partes temprano podrás llegar para el mediodía y, si lo haces por la tarde, estarás llegando antes del anochecer, como nosotros.

EL CERRO SECHÍN
Considerado uno de los monumentos arqueológicos más importantes de nuestro país y el más popular de la zona, Sechín es una parada obligatoria para el viajero. Lo que conocemos actualmente como el templo del Cerro Sechín fue descubierto por Julio C. Tello en 1937, suceso que evidenció la existencia de una civilización previa a Chavín de Huántar, que data de los 1,500 a. d. C.

Se ubica a solo 11 kilómetros de la ciudad, manejando por una vía conocida como ‘Camino Viejo’ y luego tomando la carretera 14, un trayecto que no te tomará más de 15 minutos.

El sitio arqueológico de Sechín se extiende por cinco hectáreas, los visitantes podrán apreciar el muro perimetral con 300 tallados.

Línea roja, por favor no modificar

Lo primero que llama la atención son los muros de piedra que rodean el lugar. La muralla muestra más de 300 tallados que representan figuras antropomorfas de dos tipos: cuerpos enteros de personajes que pudieron ser guerreros o sacerdotes y cuerpos mutilados, que pudieron ser los vencidos o sacrificados. Tello sostiene que se trataría de un registro de las batallas victoriosas de los antiguos pobladores; mientras que Kauffmann Doig defiende el carácter ceremonial de Sechín y afirma que lo representado son los sacrificios humanos realizados a las dioses de la naturaleza para procurar el bienestar y la producción del valle. En ese sentido, para Tello, el personaje dominante sería un guerrero; en cambio, para K. D., sería un sacerdote. Cabezas con gestos de dolor, con volutas brotando de la boca, cuello, ojos, como ríos de sangre; columnas vertebrales, cordeles con ojos ensartados, tripas e intestinos, piernas desmembradas, comprenden el otro conjunto de imágenes que se intercalan con la figura del guerrero.

El sitio arqueológico de Sechín se extiende por cinco hectáreas, ocupadas por un edificio cuadrangular de 51 metros de lado en cuyo interior se levantan numerosos cuartos y estructuras de adobe, seis de ellas hechas con piedra y mortero de barro y una con adobes cónicos, típicos del Período Arcaico. Actualmente esta parte no tiene acceso al público y se encuentra techada por prevención a las afecciones climáticas ocurridas anteriormente durante el fenómeno de El Niño.

La experiencia se completa en el museo de sitio ‘Max Uhle’, donde se exhiben algunas piezas halladas en el lugar, así como una línea de tiempo que abarca distintos períodos en los que se sitúan otros importantes recintos arqueológicos de la zona. El horario de atención va de martes a domingo, entre las 9 a. m. y las 4:30 p. m. El ticket de ingreso tiene un costo de S/ 5 para adultos en general y la entrada es libre el primer domingo de cada mes. La visita en conjunto te tomará aproximadamente una hora y media, incluyendo toma de fotos y videos.

RUMBO A PAMPA DE LLAMAS
Llegar a Pampa de Llamas fue todo un reto. Tomamos nuevamente la carretera 14 durante 2 kilómetros e ingresamos por el Acceso a Sitio Arqueológico Laguna, punto que marca el fin de la vía asfaltada y que nos llevará por un camino afirmado hasta el único punto de control administrado por los ronderos de la zona, que cobrarán dos soles por el ingreso del vehículo. Desde aquí la Forester irá por un camino sinuoso y accidentado, entre plantaciones de mango y uvas. El lugar no está señalizado y es difícil dar con el punto exacto, aunque haciendo la consulta con aplicativos, logramos llegar al sitio arqueológico denominado ‘El Purgatorio’, donde hay una escuela y un pequeño centro poblado donde recibimos indicaciones para llegar a Pampa de Llamas.

Es un poco decepcionante caer en la cuenta del abandono en el que se halla este lugar, no existe nada ni nadie que resguarde el sitio y poco a poco los pobladores empiezan a tomar la zona con sus sembríos en un lugar que ha sido declarado como patrimonio cultural intangible. Tampoco se ha trabajado en su conservación. Llegamos al sector denominado Huaca A, un edificio de estructura piramidal de 12 metros de altura que se halla prácticamente enterrado en la arena. Se contrapone a Moxeque, otra construcción importante del sector de Pampa de Llamas, contemporánea y complementaria a Huaca A.

Huaca A fue el almacén o depósito central de lo producido por los habitantes y administrado por la clase dirigente; conclusión a la que se llega tras haber encontrado restos de plantas alimenticias como lúcuma, papa, camote y calabaza, entre otras. Cuenta con dos accesos principales, nosotros ingresamos a pie por aquel que da a la plaza central; el otro está al lado opuesto del edificio. La Huaca A fue erigida con grandes piedras angulosas extraídas de cerros vecinos, unidas con barro y enlucidas con dos capas, una gruesa de textura pastosa y una delgada de arena fina mezclada con cieno de color marrón y pintado de blanco. Dentro, otros ingresos estrechos te conducen por todo el recinto, que desde lo lejos parece solo un cúmulo gigantesco de piedras, pero que, a medida que se recorre, va tomando forma.

UNA LAGUNA ESCONDIDA
Como la mañana y la energía nos da para hacer algo más, decidimos enrumbarnos hacia la laguna de San Diego, situada al oeste de la ciudad, en las faldas del cerro que lleva el mismo nombre, en el distrito de Comandante Noel. Para llegar hasta acá se deberá tomar la Panamericana Norte hasta un desvío ubicado en el kilómetro 381 de la vía. Desde ahí habrá que avanzar por un camino afirmado por un tramo de 11 kilómetros, a nosotros nos tomó cerca de 45 minutos llegar hasta San Diego, para un total de 13 kilómetros partiendo de la plaza central de Casma.

A medida que vamos avanzando hacia la mejor vista de la laguna, el paisaje se va llenando de la flora típica de un humedal y textura de bofedal. Algunos hitos celestes van marcando el camino. Nos sorprende encontrar a nuestro paso un pequeño cementerio que ha empezado a deteriorarse por las filtraciones. Avistamos los primeros brazos de agua de la laguna, una masa hídrica de irregulares formas que se extiende a lo largo de dos kilómetros. En los meses de mayo a setiembre alcanza una mayor profundidad por las filtraciones del mar, del río Casma y aguas de regadío. En las inmediaciones se crea un microclima que favorece el crecimiento de algas y otras especies vegetales que servirán de alimento tanto a los peces como a las aves migratorias. El color que predomina en la laguna es de tono verdoso. No recomendamos bañarse en la laguna, su visita deberá tener solo fines fotográficos, paisajísticos y de observación de aves. Nosotros logramos ver garzas, patos salvajes y al haematopus ostralegus, conocido como ostrero euroasiático, un ave que pudo haber venido desde Rusia o China.

En Chankillo se realizaron ceremonias de culto al sol en la que participaban astrónomos y guerreros.

Línea roja, por favor no modificar

SE PONE EL SOL
Para disfrutar de la puesta del sol en el desierto de una manera distinta hemos venido a Chankillo. Cabe precisar que tanto para llegar a Pampa de Llamas, como a Chankillo, se deberá ir acompañado de un guía local. Nosotros fuimos con don Víctor López, el especialista en turismo más popular de Casma. Desde la plaza hasta el desvío de entrada son 14 kilómetros. Luego, se ingresará con la Forester por un camino de arena, dos kilómetros entre las dunas, que es cuando empezará a aparecer en el horizonte este recinto arqueológico.

Chankillo es el observatorio solar más antiguo de América, ocupado entre los años 250 y 200 a. d. C. El conjunto está compuesto por un templo fortificado, una plaza y el observatorio de las 13 torres. La fortaleza se caracteriza por su forma elíptica y su triple muralla concéntrica. En su interior se halla el Templo de los Pilares, estructura orientada hacia la salida del sol. No existe mejor lugar en el mundo para esperar a que termine la tarde. El sol empieza su lento descenso, enorme y dorado, su luz torna la arena color rosa y sus últimos rayos se cuelan entre los torreones que alguna vez sirvieron para marcar el cambio de las estaciones, los solsticios y equinoccios. El ritual de contemplación nos une, es la cereza que corona este viaje.

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°263
Octubre 2019