PERÚ DESCUBRE

Descubre algunos de los lugares más hermosos del Perú y encuentra los consejos para planear tu próximo viaje.

Dirección Sur

Cusco
Por: Karina Valcarcel

Una visita a Palpa y a Arequipa

Dos rutas para ver y hacer al sur de Lima. Nuestra primera parada nos permitió conocer los petroglifos de Chichictara. En la segunda mitad del viaje, llegamos a Arequipa para realizar la ruta del sillar, siempre a bordo de nuestra fiel Mitsubishi Montero Sport.

La Panamericana Sur puede ser una carretera algo tenebrosa. No solo por la gran cantidad de cruces y capillas que colocan los familiares que han perdido a alguien en esos caminos, y que encontramos acumuladas especialmente en las curvas, sino además por la espesa neblina que se produce por la madrugada y al empezar la noche. Viajar es también tener conciencia de la muerte ajena y recordar la posibilidad de la propia. No está mal. Sirve para reactivar nuestra pasión por la vida, salir de la rutina de lo meramente laboral, porque lanzarse al viaje sin miedo alguno es casi tan divertido como ver crecer el pasto. De eso se trata todo esto. De temer, de saber que se acabará, y de saber además que estás en lo correcto al momento de colocar la última maleta en la camioneta y salir a la carretera, porque más allá del temor, está la vida, como un ejercicio latente. Experimentarla es algo que sobrepasa nuestro conocimiento cotidiano, nuestra zona de confort, esa frazada calentita que nos espera todas las noches. Por eso se viaja, para comprobar que hay algo más.

CAMARONES Y GEOGLIFOS DEL DESIERTO

Esta vez nuestra aventura nos lleva a tomar la 1 S con dirección a Palpa, provincia del departamento de Ica, ubicada a 397 kilómetros de Lima. Son de 5 a 6 horas de viaje si partes temprano y esquivas el tráfico matutino. La vía es asfaltada, está bien señalizada, cuenta con estaciones de servicio y el asfalto se encuentra en buenas condiciones en este primer tramo. Pasamos por Pisco e Ica y no tardan en aparecer el calor, la luz del sol y las señales que anuncian la proximidad de las líneas de Nazca, atractivo turístico típico de la zona. Sin embargo, a nosotros nos trae un atractivo más caleta: los petroglifos de Chichictara. Pero primero, una parada para probar la comida de la zona. Encontramos un restaurante que se especializa en camarones y ordenamos un Chupe, que para nuestro beneplácito está generosamente servido y viene humeando en un plato hondísimo… y qué alegría puede provocar el simple acto de almorzar algo tan rico, y qué importa si afuera del restaurante nos derretiremos de calor; bajo la sombra de este techo y con el almuerzo sobre la mesa, cualquier desierto es un oasis.

Contentos ya de corazón, nos dirigimos en camioneta a un mirador cercano a la carretera, en el centro poblado de Sacramento, que nos permitirá avistar las líneas conocidas popularmente como ‘Reloj Solar’, llamadas también ‘El Telar’.

Para llegar, tomamos un desvío e ingresamos por un camino de tierra a la altura del kilómetro 400 de la Panamericana Sur. Es necesario pedir la asistencia de un guía o alguna persona de la zona para llegar. El trayecto toma cerca de 10 minutos en auto. El mirador cuenta con un espacio en el que se puede estacionar sin problemas, es así que dejamos la Mitsubishi Montero Sport e iniciamos un breve ascenso por unos escalones de piedra que nos permitirán llegar a una zona alta e ideal para apreciar la figura en toda su magnitud. El viento es fuerte y nos despeina. Una vez en la cima, admiramos el gigantesco geoglifo que reposa sobre la pampa. Su uso y significado no ha sido determinado, una teoría explica que con el equinoccio de verano la luz del sol forma una línea sobre la figura y que ello señala si será un buen o un mal año para la cosecha. No suena descabellado, si tomamos en cuenta que las investigaciones más recientes han descrito al lugar como una red de símbolos de carácter sagrado dedicada a la adoración del agua y la fertilidad.

Ahora, regresamos a la camioneta para visitar los petroglifos.

LLUVIA DE ARENA

A 10 kilómetros de la ciudad de Palpa se encuentran los petroglifos de Chichictara, vocablo quechua que se interpreta como “lluvia de arena”. Para acceder a esta zona arqueológica se debe tomar la ruta PE 30 D a la altura del puente Palpa, una vía que presenta asfalto en sus primeros kilómetros, para luego convertirse en una trocha que se abre paso entre diversos campos de cultivo. Nos detenemos a la altura del fundo Nueva Esperanza, un letrero enorme indica el punto de partida. Son aproximadamente 40 minutos de viaje.

Los petroglifos se encuentran dispersos sobre una montaña rocosa, así que toca trepar. Son más de 300 dibujos trazados sobre rocas volcánicas y aluviales de tono rojizo, orientadas hacia el valle, muchas de ellas en partes altas o inaccesibles. Las figuras representan animales como felinos, serpientes, camélidos, aves, camarones y monos, entre otros. También existe representaciones de pobladores y guerreros. La inconografía tendría más de dos mil años de antigüedad –entre el final del Horizonte Temprano hasta el Horizonte Medio total– y habría sido elaborada a través de las técnicas de persecución, raspado y pulido. La visita para apreciar la mayoría de los petroglifos de este sector toma alrededor de una hora, entre toma de fotografías y caminata por los escarpados senderos. Nuevamente, se recomienda contactar a un guía en la ciudad para realizar el recorrido.

Queremos avanzar un tramo más antes de que empiece a oscurecer, así que decidimos pasar la noche en Chala, localidad ubicada en la región Arequipa, a la que llegamos continuando por la Panamericana Sur por 219 kilómetros. El camino se complica a medida que nos acercamos al litoral, aparece una densa neblina que no nos permite ver más de un metro hacia delante. Luego, atravesaremos una zona de arenamiento a la altura de Yauca y más adelante, serpentines y curvas cerradas. Cuatro horas después, el merecido descanso en el hotel de turistas.

LA RUTA DEL SILLAR
De Arequipa se pueden disfrutar muchas cosas. Su exquisita y variada gastronomía, los verdes paisajes de sus campiñas, la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, el valle del Colca y tanto más, que es uno de los principales destinos turísticos del país. Acostumbrados a llamarla ‘La Ciudad Blanca’, por la presencia del sillar en la mayoría de sus construcciones arquitectónicas, hemos decidido ahondar en esta denominación y visitar un circuito que empieza a ponerse en valor y al que se le ha denominado como ‘La Ruta del Sillar’, he invita a conocer las canteras y el proceso de extracción de esta simbólica materia.

Son casi 400 kilómetros los que separan a Chala de Arequipa. Camino que nos tomará de 7 a 8 horas, con algunas breves paradas. Seguiremos por la 1 S atravesando Ocoña, Camaná, Majes y La Joya. En La Repartición, tomaremos la variante Uchumayo por 3,5 km e ingresarmos a la vía AR 115, conocida también como vía Cerro Verde. Se puede tanquear una última vez en La Repartición, entre la estación de Policía de Carreteras y la balanza del MTC encontrarás estaciones de servicio.

Llegamos a Arequipa a media tarde y recorremos a pie su centro histórico. Son muchos los edificios que han sido construidos con bloques de ignimbrita, nombre técnico del sillar. Además de templos y conventos, encontramos casonas, portales y piletas en nuestro paseo. Muchos de estos recintos presentan detalles decorativos bellamente tallados, que datan del siglo XVII, época en la que se cultivó el barroco en esta parte del país. Llama especialmente nuestra atención una construcción hecha en sillar rosado. Se trata del Palacio Arzobispal, edificio de estilo neogótico contruido en la primera mitad del siglo XX.

CAMINO A LAS CANTERAS
Para visitar las canteras de sillar es fundamental llevar protector solar y lentes oscuros, ya que el sol apremia y el tono blanco de la materia en combinación con los rayos solares, puede afectar la vista. La primera que recorreremos es la cantera Cortadores en la quebrada de Añashuayco. Salimos rumbo al distrito de Cerro Colorado por la avenida Ejército, con dirección al Aeropuerto Internacional Rodríguez Ballón. Otra referencia que te ayudará a llegar es la ubicación de un centro comercial en el kilómetro 9 de la avenida Aviación, ya que desde ahí se tomará un desvío que te dejará en el punto de partida de este circuito. Ingresamos por una vía afirmada con dirección al Parque Industrial Río Seco y avanzamos al menos 5 kilómetros, donde está indicado en una gran panel el ingreso a la zona turística.

Logramos entrar con la Montero Sport hasta el primer centro de interpretación del circuito. Ahí empezamos el recorrido a pie. Lo primero que encontramos es el megatallado, una intervención sobre uno de los farallones en la que se emula el frontis de la Compañía de Jesús. Para su elaboración se contó con la participación de 37cortadores de sillar y 13 alumnos de la Escuela Taller Arequipa. También se ha esculpido la figura de un cantero y en las partes más altas, los escudos de Perú y Arequipa.

La extracción y labrado del sillar por maestros canteros es un oficio tradicional con conocimientos y técnicas ancestrales únicas, por ello han sido reconocidos por el Ministerio de Cultura y declarados como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación en agosto de 2014. Es así que a través de esta ruta se busca revalorizar su trabajo y reconocer el valor patrimonial que constituyen las canteras.

Son ellos quienes nos dan la bienvenida y amable y modestamente nos aproximan a su trabajo diario, compartiendo con nosotros el proceso que transforma una porción de toba volcánica desprendida de una montaña en un conjunto de bloques que posteriormente servirá para contruir una casa o lo que usted sueñe. Las herramientas usadas para la separación y partido de los bloques son las barretas, cuñas y expansores; y para el trazado se utilizan escuadras, plomadas, cuñas y compás. Los canteros hacen una demostración del desprendimiento del sillar y nos hacen participar en el modelado del producto final.

Encuentra el final de esta crónica + la hoja de ruta y recomendaciones en nuestra revista impresa edición 251. Mira el video del viaje a continuación.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°254
Noviembre 2018