NOVEDADES

Entérate de las últimas noticias nacionales e internacionales.

PORSCHE TRACK DAY EXPERIENCE

Noviembre 2016

Poderío ALEMÁN

Porsche organizó un evento para probar sus modelos Cayenne, Macan S y, como cereza del pastel, el nuevo 911 Carrera 2017. Los hemos conducido en un evento cerrado que se llevó a cabo en el autódromo La Chutana.

 

Primero nos tocó probar la Cayenne con el  V6 de 3.6 litros normalmente aspirado (300 hp y 400 Nm), asociado a una caja Tiptronic. Rápidamente encuentras una buena posición de manejo, con asientos cómodos y el entorno muy agradable a la vista. Encender un Porsche es, por ley, usar tu mano izquierda ya que el encendido se encuentra en ese lugar del tablero.

Ponemos la palanca de cambios en el modo Sport y salimos en conjunto, una vuelta de reconocimiento, cierta prudencia y todas las asistencias electrónicas hasta que empezamos a soltar a los caballos. La aceleración es decente, pero no hay ninguna pegada al asiento hasta que llegamos a la primera curva y, para ser una camioneta que pasa las dos toneladas de peso, el agarre que tiene es justo. Cada entrada se va haciendo más retadora y la camioneta responde firme al tacto, hasta que ingresa la electrónica y te corrige el curso para evitar derrapes. Queríamos ver hasta dónde puede llegar la camioneta así que volvimos a acelerar con todo. La Cayenne toma las curvas con soltura y genera ciertos derrapes que son muy fáciles de controlar. Los frenos son muy efectivos, cálipers de 6 pistones adelante y 4 atrás es el estándar de frenos en Porsche, y solo varía el diámetro dependiendo de la potencia que cada versión traiga.

La segunda prueba fue con la Macan en su versión S. Lleva un V6 twin-turbo de 3.0 litros, 340 hp y 460 Nm desde las 1,450 rpm, gestionado por la caja de doble embrague de Porsche, PDK. Bastante punche. Es igual de cómodo y, después de un par de regulaciones, puedes tener una postura deportiva que no es común en una SUV.

Empezamos la vuelta y ni se sienten los 1,865 kg de peso; el motor es bastante elástico y la caja de siete marchas y doble embrague reduce rápidamente dos velocidades si es que le exiges para que tengas la fuerza que solicitas. También cuentas con las levas de cambio que están fijas detrás del volante y son muy prácticas. El PDK hace los cambios muy rápido, en menos de 100 milisegundos.

La Macan es más dinámico que la Cayenne. Te da más confianza para rodar más rápido y entrar mejor en las curvas cerradas. Sí se le puede considerar un deportivo en serio y le ayuda mucho el centro de gravedad bajo que tiene. Las Macan vienen de serie con el botón Sport que al activarlo afecta el comportamiento del auto, mejorando la respuesta del conjunto caja - motor, la reacción es instantánea e incluso el sonido del motor toma protagonismo –conste que el aislamiento acústico es casi perfecto en un uso normal– y eso es hermoso porque te sientes en un verdadero deportivo. Si llevas activado el modo Sport y aceleras a fondo al salir de una curva, la Macan te permite dar un derrape que te sacará una sonrisa de satisfacción.

Llegamos al final del turno de la Macan, una camioneta única en sensaciones y que enamora en todo sentido, para darle paso al mítico 911. El  911 (991.2) ha recibido una actualización en la que destaca el motor bóxer de 3 litros biturbo totalmente nuevo y que presume de 370 hp y 450 Nm acoplados a la PDK. La performance marca 4.4 segundos del 0 a 100 (4.2 con Sport+) y una velocidad final de 293 km/h para un tracción posterior de tonelada y media.

El ingreso al 911 es típico de un deportivo por lo bajo en que se encuentran los asientos. El puesto de conducción resulta perfecto y superergonómico. El cambio del motor aspirado hacia un turbo afecta el sonido. A pesar de que no aúlla como el anterior 3.4 y el ruido del turbo es evidente, sigue siendo un sonido con carácter deportivo y muy agradable.

Estamos en modo Normal y no es necesario pisar a fondo para saber que tienes una reserva de fuerza enorme; el auto empuja desde abajo sin problema. El eje delantero es preciso, ofrece un agarre parejo y permite dibujar las curvas muy bien y sin dificultad. En realidad, es imbatible. En parte se lo debe también a las Good Year Eagle F1 de 235 mm de ancho.

Empezamos a apretar más y se siente la pegada. Alcanzamos al guía, que ahora lidera al grupo en la Macan S, y aplicamos los frenos que muerden muy bien y te hacen parecer que estás andando despacio y en control. Basta con dar otro empujón al acelerador y las curvas pasan como si nada. El 911 está en su hábitat. En modo Sport Plus te das cuenta de que has liberado a la bestia, la caja reduce dos marchas, pareciera que el sonido del motor se intensifica, el acelerador se vuelve más sensible y la dirección más precisa. El ritmo del 911 es brutal, pero te da confianza de que puedes andar así de rápido. Realmente, el 911 es un ícono en su segmento, está hecho para una conducción deportiva.

Falta pista para poder continuar y, lamentablemente, como todo lo bueno en la vida, tiene su final. Este es el Carrera, el 911 de entrada de Porsche, cómodo en uso normal, pero también veloz, firme en las curvas, potente frenada y buenas sensaciones. Es un animal. Y lo quisiéramos adoptar. Bien por Porsche.

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°254
Noviembre 2018