LA REVISTA

Autos conectados

Marzo 2018
Por: Tomas Unger

Edición 240

Acabo de leer una noticia que debería preocupar a todos los que tienen automóviles conectados a la red: ahora pueden ser atacados por hackers. En los Estados Unidos los hackers ya han atacado vehículos anulando o alterando algunos de sus sistemas. El grado de vulnerabilidad depende del nivel al que llega la conexión.

La electrónica llegó al automóvil en el siglo pasado. Lo hizo con sistemas aislados, como el alternador que sustituyó al dinamo en 1960. El Plymouth Valliant del 60 fue el primer auto de serie en usarlo. La inyección reemplazó por primera vez al carburador en un auto de serie en 1955, en el Mercedes-Benz 300 SL. Era mecánica de Bosch, que recién introdujo la D-Jetronic en 1967. La inyección electrónica se combinó con el encendido electrónico que había re­em­plazado al distribuidor de platinos en los años 60.

Al comenzar el nuevo milenio aparecieron las primeras pantallas en la consola de los autos. Pero fue en el 2000, año en que el gobierno de los Estados Unidos hizo de dominio público la señal de alta precisión del GPS, cuando entraron los sistemas de navegación. Los intentos habían comenzado antes. El primer sistema de navegación por GPS lo puso Toyota en Japón, BMW en Europa y Oldsmobile en los Estados Unidos; pero sin señal precisa no podían incluir mapas a escala urbana. A partir de la disponibilidad de la señal de alta resolución, aparecieron los mapas urbanos y eventualmente se cubrieron países enteros. Hoy, con un disco duro se puede navegar desde Polonia a Portugal. Todos los Estados Unidos y Canadá están cubiertos.

Además del sistema de navegación, con indicaciones de voz que no distraen la visión del piloto, hay más sistemas electrónicos. Cámaras que permiten ver el auto que está atrás y cubren los puntos ciegos de los espejos; un radar que avisa la proximidad de los autos estacionados y de la vereda. Pero los más vulnerables son los sistemas que controlan el modo de la caja de cambios y la suspensión, que en algunos casos están conectados al de navegación. El motor es controlado por una computadora que recibe la señal del pedal del acelerador, la caja, y gobierna el encendido y la inyección. Asusta pensar lo que puede pasar si este sistema está conectado a la red y puede ser atacado por un hacker.

A pesar del potencial peligro de ataque, los sistemas electrónicos del automóvil están para quedarse, porque son un argumento de venta poderoso. La economía de combustible, la potencia y la aceleración han alcanzado límites que van con el precio y el tamaño.

Hoy los automóviles se diferencian menos en la forma porque la aerodinámica obliga a poner la menor resistencia al aire para consumir la menor cantidad de combustible. Los trenes motrices son similares en todas las categorías de precio, y las diferencias están en la garantía y el equipamiento.

Esto durará hasta que se produzca el cambio definitivo y el tren motriz con motor de combustión sea reemplazado por uno eléctrico. Mientras tanto, la electrónica sigue invadiendo el auto para facilitar el manejo, aunque ahora con el nuevo riesgo de vivir en la internet.  

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°252
Septiembre 2018