LA REVISTA

50 Años de AMG

Agosto 2017
Por: Juan Carlos de la Fuente

Deportivos al límite

Mercedes-Benz siempre ha sido una marca que ofrece vehículos de calidad y diseños hermosos. Pero no solamente eso. También ha estado ligada a las competencias y en este sentido basta recordar a los 'Silver Arrows' (Flechas plateadas) de la década de los treinta, autos netamente deportivos que hicieron historia y generaron mucho entusiasmo entre los ingenieros de la marca, en especial en dos de ellos: Hans Werner Aufrecht y Elhard Melcher, los fundadores de AMG en 1967.

Ambos decidieron crear AMG a raíz de que BMW estaba construyendo autos potentes y en Mercedes-Benz no había específicamente quién haga motores para competencia. El objetivo principal fue desarrollar autos que desde sus inicios estuvieran ligados a los circuitos.

El primer auto que decidieron modificar fue el tope de gama de un sedán de lujo, el 300 SEL con motor V8 de 6.3 litros y 247 hp. Pero había un problema: pesaba más de 3.1 toneladas. Luego de incrementar la cilindrada a 6.8 litros, Melcher comenzó a modificar el motor y cambió el árbol de levas, pistones, admisión, escape… todo lo que pudiera sumar potencia. Y junto a Aufrecht también se enfocaron en reducir el peso, aunque manteniendo los asientos y los elegantes acabados en madera. El resultado fue el AMG 300 SEL 6.8, con 428 hp y 600 Nm de torque, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6.3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 235 hm/h. Lo apodaron como “The red pig” (el cerdo rojo), debido a que si bien era el auto más lujoso en carrera, todavía tenía un elevado peso (1,620 kg).

Sorprendentemente, a pesar de las cifras en contra, el AMG 300 SEL 6.8 tuvo mucho éxito, ocupando el primer puesto en su categoría y segundo en la general de las 24 Horas de Spa en 1971. De inmediato los aficionados empezaron a adorar el auto y las siglas AMG comenzaron a tener un significado muy especial para ellos. En 1999, Daimler-Benz empieza a participar de la empresa y desde el 2005 se convierte en propietario exclusivo. Así, AMG produce los modelos bajo los estrictos estándares de la marca y para tener una idea del cuidado que tienen con cada uno de estos autos, basta mencionar que cada motor es ensamblado de forma artesanal por un técnico que luego estampa su firma.

AMG EN PERÚ 
Todo este legado de ingeniería, alto rendimiento y exclusividad no es ajeno a nuestro mercado gracias a Divemotor, representante exclusivo de Mercedes-Benz en Perú. Alexander Pissowotzki, gerente de Servicios de Marketing en Divemotor, nos comentó que Perú es actualmente, gracias a la gestión de ventas de la empresa, uno de los pocos países en Sudamérica, junto con Brasil, Colombia y Uruguay, que cuenta con un AMG Performance Center.

Contar con este centro de ventas especializado, compromete a Divemotor a mantener un stock permanente de vehículos AMG y conseguir un mínimo de ventas anuales no menor a las 60 unidades. Los más beneficiados son obviamente los clientes, que cuentan con vehículos de prueba de algunos modelos para experimentar la sensación AMG, y son atendidos por un asesor especializado que se encarga de absolver dudas y ayudar en la configuración del modelo deseado. Los clientes acceden incluso a una serie de actividades en el extranjero que abarcan paseos y manejo en circuitos de carreras con vehículos AMG.

“Hasta hace unos años atrás, comprar un auto de estas características no era fácil, tenías que hacerlo por catálogo y era imposible probarlo antes”, nos contó Alexander. “Mercedes-Benz apostó por Perú porque demostramos que teníamos la capacidad de vender autos AMG y esto se ve reflejado en la consideración de cupos que nos otorga la marca en modelos de serie muy limitada. Por ejemplo, estamos trayendo el único GTC 50 Edition de la región por los 50 años de AMG y, además, las variantes GTS y GTR”, nos dijo.

Línea roja, por favor no modificar

Por su lado, Hans Neufuss, asesor especializado de la marca con muchos años de experiencia, nos contó anécdotas y datos curiosos de algunos de los modelos más emblemáticos que llegaron a nuestro país en estos años. Por ejemplo, un 190E AMG de 1984. A pesar de no ser producido específicamente por AMG, ellos ofrecían por separado un kit de mejora estética y de performance. Este auto fue modificado por su dueño, quien importó cada una de las piezas de mejora patentadas por AMG para armarlo en nuestro país.

Hans también nos cuenta que fue un increíble C36 AMG en color gris plata el primer AMG importado por Divemotor en pisar nuestras tierras. Este sedán, resultado de la adquisición formal de AMG por Mercedes-Benz, montaba un V6 de 276 hp, que lograba el 0 a 100 km/h en 4.9 segundos. Y se produjeron solo 5,400 unidades en el mundo.

Otra anécdota nos muestra la pasión que despierta AMG en nuestro país. A finales de 2014, un empresario se enamoró del S 63 AMG Cupé y su V8 biturbo de casi 580 hp y lo solicitó en color negro. Quería ser el primero en tener ese juguete. Pero por un tema de cupos, solo había disponible una unidad en color plata y se encontraba en camino. Cuando el empresario vio que el auto no era del color que quería, lo dejó pasar, pero al enterarse que había otro cliente que quería tenerlo, se impusieron sus ganas de ser el dueño del primer S63 cupé de Perú y decidió su compra.

Hans nos cuenta que AMG tiene una variante más radical denominada Black Series. “Son versiones de edición limitada, que usualmente aparecen casi al culminar la vida de un modelo. Se caracterizan por el uso extensivo de fibra de carbono para reducir peso, elementos funcionales en la estética que mejoran la aerodinámica y el incremento de potencia. De esta serie, al Perú hemos traído modelos como el C 63 AMG Black Series, CLK 63 AMG Black Series, SL 65 AMG Black Series y hasta un SLS AMG Black Series”, nos cuenta orgulloso.

El CLK 63 AMG Black Series es el padre de todos los Black Series. Con menos peso que su variante “normal”, hay tres en Perú; son autos que superan los 500 hp y alcanzan los 300 km/h. Otro modelo notable es el SL 65 AMG Black Series, el más poderoso de su época, incluso más que el SLR McLaren. Tiene un motor V12 biturbo que produce 670 hp y puede llegar fácilmente a los 320 km/h, aunque este auto fue importado directamente por su dueño ya que no había un cupo disponible para Perú en ese momento.

Los clientes que solicitan este tipo de autos son muy exigentes y se fijan mucho en dos varibles: las prestaciones del auto y la suspensión. Además, buscan un respaldo en el tiempo. “Creo que a los clientes dispuestos a pagar mucho dinero por un AMG no solo les interesa el producto, sino también la posventa y Divemotor ha demostrado que tiene un respaldo adecuado”, concluye Hans.

Seguir leyendo

Galería

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°252
Septiembre 2018